Cero en conducta

02 de septiembre de 2013
4
Cero en conducta

Cero en conducta es una red social que bajo el lema “nos gusta el cine, nos gusta educar”  acerca a la educación el mundo del cine dentro de un Plan Audiovisual para la educación del futuro espectador. Hoy, podemos hacer una entrevista a Mercedes Ruiz, profesora española que ha trabajado  en el Instituto Español Cañada Blanch de Londres durante seis años  y que junto a un gran equipo consiguen hacer este proyecto realidad.

El interés y el valor por el cine integrado en la educación comenzó antes de la red social de Cero en conducta ¿Cómo fueron sus inicios y el valor al cine en la educación?

Comenzó hace diez años con la película de Los chicos del coro. Nieves Maroto, una madre de un alumno de mi tutoría de infantil,  me habló de lo importancia  que otorgaban en Francia a este tipo de mestizaje, el de cine y educación,  me ofreció la posibilidad de supervisar y  aportar actividades a un cuadernillo didáctico que ellos, en la distribuidora Alta Films,  llamaban press book.

En aquellos años escribí en Comunidad Escolar un artículo de opinión “La vuelta a las aulas coincide, como el año nuevo, con una declaración de buenos propósitos, de emprender nuevas estrategias, de planificar actividades complementarias, de buscar recursos para que nuestros alumnos lean más y escriban mejor, hablen otras lenguas y sean ciudadanos tolerantes, comprometidos, participativos. Resulta curioso que en esa declaración de intenciones no suele figurar una programación y planificación detallada de qué hacer con el cine en la gran pantalla, salvo semanas puntuales programadas en algunas Comunidades Autónomas y que suelen obedecer a la labor quijotesca de algún cinéfilo empedernido. Como mucho, buscamos un DVD que complemente o ayude a encuadrar aquello que queremos que los alumnos alcancen a comprender”

Para que todo este proyecto salga adelante, está el apoyo de una comunidad, pero ¿cuántas personas están apoyando esta iniciativa?

Resulta de vigente actualidad esta pregunta porque estamos en una sociedad de cifras, de los impactos, de los fidelizados… Cero en conducta es sencilla y pretende que sea como la vida misma, como una sala de cine. Se puede entrar y mirar, aparecer de vez en cuando, ser asiduo de la sala de proyección, ser de la sociedad de amigos de la sala de proyección, crítico, colaborador, emprendedor…

La red cero en conducta se pone en marcha porque una noche César Poyatos, en un chat acelerado mientras preparábamos el preestreno de También la Lluvia, yo en Londres y él en Madrid, dice que hay que sugerir que Alta Films financie una red social al estilo de Internet en el Aula para poder ir agrupando acciones, ideas y profesionales de distintos ámbitos.

– Perfecto. Yo lo gestiono pero tú haces la reunión que yo no tengo ni idea. –

Como toda iniciativa que se pone en marcha dialogando mundos distintos y distantes, llevó su tiempo y ha ido creciendo paulatinamente. En estos momentos, ya no existe Alta Films y por tanto la financiación es propia y la administración de la red se ha ido mejorando hasta llegar a la actual configuración que hay que agradecer a Mª Jesús García San Martín, una maga de espacios virtuales.

Si atendemos a cifras tenemos prácticamente 1000  usuarios en la red pero en los distintos blogs o en las sesiones de preestreno podemos hablar de cifras como 5.500 espectadores  en la IV NCYE con el preestreno de Katmandú o 22.100 IP registradas como visitas en el blog del proyecto de la película Arrugas.

¿Cuáles han sido los grandes cambios al tener una red social sobre este tema?

Más que de grandes cambios estaríamos hablando de utilidades. Cada proyecto con una película tiene un blog que recoge lo que se ha ido desarrollando en las distintas iniciativas impulsadas y a su vez queda como un repositorio permanente que se va modificando con nuevas actuaciones. La red social permite que cada proyecto impulsado quede ubicado en grupos que gestionan las informaciones más destacadas o útiles para quienes se acercan por primera vez a un Plan Audiovisual o en la búsqueda de una película concreta. Al mismo tiempo se establecen Foros de discusión para que se puedan unir los usuarios con intereses comunes o proponer iniciativas puntuales como ha sido la del cine de verano.

La educación audiovisual está integrada dentro de un “Plan audiovisual para el futuro espectador” libres de asignaturas y de niveles ¿en qué consiste este plan? 

No es que esté libre de asignaturas o de niveles sino que es un Plan que tiene en consideración al futuro espectador y productor de lenguajes audiovisuales siguiendo las recomendaciones para la Alfabetización mediática e informacional de la UNESCO que en el 2011 hace público su Currículum para profesores, las recomendaciones europeas del programa Creative Europe y la evidente realidad de que los alumnos son consumidores y productores de lenguaje audiovisual, a diario, gracias a sus dispositivos electrónicos. Desde antes de nacer nuestros alumnos ya tienen  un historial audiovisual en ecografías de tres dimensiones o incluso vídeos.

¿Hay una mayor acogida en algunas edades?

Si algo buscamos en la puesta en escena de los diversos planes audiovisuales es precisamente desdibujar límites. El plan abarca desde los cero hasta los 100 años.

El proyecto con la película Arrugas ha puesto de manifiesto las enormes posibilidades que ofrece el mundo audiovisual para implicar a los alumnos y a sus contextos independientemente de edades, clases sociales, lugares de residencia…

Es importante resaltar el valor del trabajo del profesorado en llevar el aula al cine, para poder integrarlo en el aula. No al revés. Pero, ¿Cómo se valora el trabajo del profesor? 

Es una pregunta que tendría la doble mirada con la que actualmente observamos la sociedad. Por un lado, tendríamos la visión políticamente correcta. Con ella, se  hablaría de la importancia que tiene el profesor en la educación del futuro ciudadano y podríamos ofrecer a directores, productores, instituciones o gentes del mundo del cine que así lo dicen y agradecen al profesorado pero ¿es una convicción de la sociedad?

El profesorado no es valorado ni por la sociedad ni por las iniciativas de cine que se han venido subvencionando o auspiciando por distintas administraciones ya que en realidad se trata de un mercado emergente como en su día lo fue el mundo editorial y sus libros a recomendar durante el curso escolar. Desde el propio profesorado que participa en Cero en Conducta su valoración es muy positiva porque les ha dotado de capacidad de autogestión y de visibilidad de su trabajo en mundos distantes y distintos al de su propio quehacer cotidiano entre cuatro paredes.

Hay interacción, entrevistas, visitas a las aulas por algunos directores, acompañamiento en los preestrenos, ¿cómo se vive ese acercamiento de cine y educación? Los documentos audiovisuales que las recogen hablan por sí mismos: emoción compartida.

Cero en conducta es una red social abierta, pero es un proyecto nacional que apoya el cine español, pero ¿se podría llevar a un intercambio de cine internacional?

No es solo cine español. En estos diez años se han trabajado otras películas no españolas. Lo que pasó es que en un determinado momento nos planteamos qué pasaba con nuestra industria y hasta qué punto era verdad o no lo de que a los jóvenes no les gustaba nuestro cine.

El cine español es  la expresión cultural de nuestro pueblo. Es el cine que sabemos o que podemos hacer. Como sucede con los alumnos, si una película no es perfecta siempre podemos trabajarla para ver qué elementos habría que introducir para que la crítica le otorgara una calificación de diez. Es otra manera de formar al espectador con pensamiento crítico.

Nada más triste que asistir al cierre de salas de cine y a que nuestras películas se rueden en inglés o con temas ajenos a nuestra cultura para que así hagan taquilla. El cine es una manera de mirar el mundo que nos rodea y de entenderlo desde sentimientos, emociones y costumbres propias de cada país. Nuestro cine se merece una oportunidad.

Esa oportunidad pasa porque las subvenciones que se ofrecen a iniciativas que acercan el cine a las aulas sean respetuosas con esta idea porque las películas comerciales de corte multinacional  ya tienen vías de distribución y difusión potentes.

 

¿Qué descubrimientos han tenido con esta experiencia de trabajo audiovisual con el cine? 

Son tantas y tan variadas que dan para hacer un libro pero se podría resumir en vivir la emoción 2.0.

Es asistir al cine en 1.0, con tus compañeros, profesores, con otros alumnos, con abuelos, con profesores como tú, con responsables educativos…siendo los anfitriones de esas salas profesores con alumnos de su tutoría y es saberse unidos a otras ciudades, a otros alumnos a otros profesores, a otros responsables educativos. Es compartir en espacios 1.0 y al mismo tiempo en espacios 2.0 que amplifican, visibilizan, catalizan, expanden lo que sucede en la Tribu 2.0 Esa tribu que educa en el siglo XXI.

La evaluación que se lleva a cabo es “3  x 1” una crítica que apuesta por ser positiva ¿en qué consiste? 

Esta evaluación la puse en marcha tras mi experiencia laboral en el mundo anglosajón. En España,  nos gusta poner el foco en la parte negativa, en el “le bajo nota para que se esfuerce más”, en criticar al vecino. El mundo anglosajón se esfuerza en reforzar aspectos positivos. Del debate en el aula con alumnos de quinto de primaria, unos británicos y otros recién incorporados a la vida de Londres desde el sistema educativo español, me hizo encontrar una fórmula casi alquímica.

Como a nadie nos gusta que nos critiquen en forma negativa, digamos tres cosas positivas. Siempre, tras un trabajo, hay esfuerzo y algo que se ha tratado de construir. El que busca las tres cosas positivas ya tiene que hacer un esfuerzo por descubrir y suele fijarse en aquellos aspectos de los que él carece o más le cuestan. El que recibe la crítica siempre escuchará con agrado ver que se han fijado en algo de lo que él ha hecho. Cuando ofrecemos una cuestión a mejorar, el que la ofrece, ha tenido que hacerlo de manera respetuosa y suele fijarse en su propia mejora  al proponerla. El que la recibe siente que se le ofrece un listón que puede superar con un poco de entrenamiento y esfuerzo. Este tipo de crítica se ofrece siempre en grupos por lo que la suma de esos 3×1 hace que el progreso individual se produzca en progresión geométrica en un amplio número de casos.

¿Qué resultados se obtienen?  

Ante todo los alumnos la realizan con gusto y se sienten cómodos con ella. No hay notas, le ven la utilidad y aprenden no solo a crear pensamiento crítico sino a trabajar en grupo y aprender de los errores. En cuanto a los “productos audiovisuales” basta con mirar la evolución de los alumnos de cualquiera de los centros participantes desde septiembre hasta junio. Seguir a los alumnos y profesores que llevan ya tres o cuatro cursos trabajando en este tipo de crítica es asistir a un progreso que hace que los directores de cine que se han acercado a esas aulas hayan quedado muy sorprendidos de la calidad de los mismos.

¿Se conocen a través de los trabajos colgados en los blogs de las películas?Desde luego o bien siguiendo su espacios de aula web 2.0

¿Cuáles serían los pasos para un profesor que estuviera interesado en trabajar este plan en su centro educativo?

Lo  primero es  tener claro los dos objetivos fundamentales que llevan al alumno a ser un consumidor de producto audiovisual que se analiza, critica y comparte en el aula y a convertirse en productor audiovisual tras ese consumo. Luego le aconsejaría que estuviese atento a CERO en CONDUCTA porque a principio de septiembre volveremos a ofrecer un Plan Marco en el que podrá encuadrar su propio plan audiovisual en su centro. Si quiere conocer como ha sido el del curso 2012-13 lo tiene en tres versiones, la breve visual, una más desarrollada y otra con una fundamentación más completa.

El cine se suele trabajar relacionándolo con la clases de lengua, ¿se trabaja también en las clases de música? 

Se trabaja con todas las asignaturas, en tutorías, en proyectos transversales y en semanas culturales. Con un buen director, nos enamoramos, lloramos, reímos o empatizamos en hora y media o en mucho menos tiempo si damos entrada al mundo de los cortos. Historias completas en sí mismas y que ocupan un breve tiempo de la clase pero aportan un mundo amplio de conocimientos.

El cine es contar el mundo desde diferentes vías. Se trabaja la fotografía, las presentaciones, y las propias producciones de los alumnos ¿cómo viven los alumnos esta experiencia?

Pidiendo  siempre en sus evaluaciones de final de curso que no dejemos de proponer este tipo de proyectos. Recomiendo ver algún ejemplo: “¿Por qué hiciste lo que hiciste?“, “Que tus alumnos estén motivados…”

Muchas serán las anécdotas, experiencias y recuerdos desde que se empezó con la película Los chicos del coro pero, ¿qué recuerdo tiene en especial de las películas vistas últimamente?

Cada nuevo proyecto ha supuesto una experiencia intensa así que quizás por su proximidad en el tiempo y por reunir aspectos de educación formal, informal y no formal sugiero ver la participación en el cierre del tema 8 del Encuentro Internacional de Educación en Espacio de Fundación Telefónica. Una apuesta hasta en la forma de presentar la experiencia con Arrugas. Utilizamos una fórmula horizontal, un patio twittero en vivo y en directo. Innovación audiovisual en la Tribu 2.0

Cero en conducta está siendo conocida en diferentes medios de comunicación pero desde aquí les deseamos que su difusión sea cada vez mayor por otros medios para contagiar la ilusión por el cine en la educación.

Muchas gracias por ofrecernos la oportunidad de conocer “Cero en Conducta” y el trabajo de los profesores que llevan sus aulas al cine y el cine a sus aulas.

4 Comentarios

(SM no se hace responsable de los comentarios realizados por los usuarios).
  • Pingback: Cero en conducta | SMConectados | E-Learning-In...

  • Mil gracias por vuestro apoyo y por sumar sinergías.
    Educación y Cultura de todos y para todos

  • Pingback: Cero en conducta | SMConectados | Recursos audi...

  • Pingback: Cero en conducta | SMConectados | Máster...

  • Déjanos tu comentario

    Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

    *:

    *: