Dime cómo es tu agenda y te diré cómo eres

05 de Septiembre de 2013
0
Dime cómo es tu agenda y te diré cómo eres

Juan Morata es psicopedagogo y educador social especializado en la Orientación académico-profesional y la atención a la diversidad en todos sus ámbitos. Actualmente está realizando su tesis doctoral en el ámbito de “La atención a la diversidad en el ámbito universitario” en la Universidad Complutense de Madrid.

Ha comenzado el curso, y como año tras año y dependiendo el año unas veces en enero y otras en septiembre, es hora de estrenar agenda nueva. Y es que datos, direcciones, teléfonos o notas recordatorias hacen que la elección de la agenda sea para mí una decisión casi vital cada año -ya que de memoria reconozco que se me olvidan muchas cosas-. Y es por ello, que es normal que dedique un par de meses para elegir la que será mi agenda para el siguiente año, o mejor dicho presente curso 2013/14. Por eso, he querido contaros, basándome un poco en mi larga experiencia “agendil”, lo que me baso para elegir una agenda, evitar que la abandonemos a la segunda semana de enero –o septiembre, jeje- y quién sabe, a lo mejor serviros de ello para vuestras elecciones: ¡empecemos!;

  1. Gástate más de 1 euro en tu agenda. Si aún te queda algo de conciencia –o al menos tienes la cabeza llena con la palabra “crisis”– cómprate una agenda que te cueste dinero, no 1 euro en un chino. Porque si no, será uno más de esos cuadernos -si os mola el rollo del material escolar- en los que tienes algún dibujo, alguna anotación, pero nunca están completos y sobretodo están perdidos en alguna esquina de tu habitación. Por lo que aprovechemos nuestra conciencia.
  2. Tu agenda debe adaptarse a la forma de desplazamiento. Ya tengas el trabajo que tengas tu agenda debe ser cómoda y desplazable; si llevas mochila pues puedes permitirte una agenda grande pero si no prueba con las típicas de bolsillo. Mira bien, porque realmente hay de todos los formatos y todos los tamaños.
  3. Tu agenda debe ser bonita y gustarte mucho. Parece obvio, pero a veces no nos fijamos en lo que nos compramos y luego nos da pereza sacarlo en público, por lo que busca una con la que te sientas a gusto, pero tampoco demasiado ya que sólo te va a durar un año. Y si no siempre puedes tunearla, haciéndola más tuya –a mí me gusta ponerla dibujitos y smiles- pero quizá no demasiado no se vaya a transformar en por ejemplo mi agenda 2002/03 o 2003/04 -si un psicoanalista hablara…-.
  4. Agenda semanal. Si la agenda es para organizar tu vida, debe ser semanal, es decir, de un sólo vistazo debes ver tu semana completa y a ser posible –cosa que a mí por ejemplo me revienta mucho que no sean así muchas agendas- que todos los días tengan el mismo tamaño. ¿No os habéis fijado en que siempre el sábado y el domingo es más pequeño que el resto? ¿Qué quiere decir esto? ¿Qué tenemos menos cosas por hacer esos días.
  5. Rellénala de forma habitual con las tareas cortas y concretas. Nada de escribir cosas como “Acabar la carrera” o “sacarme el carnet de conducir”, mejor empieza poco a poco: “Leer tema1”, “Resumir tema 1…”; tareas que puedas completar rápido y que a ser posible, aunque a veces no sea viable, no se pasen de una semana a otra, o por el contrario sean sinónimo de contar tu vida en verso -porque tenéis que ver las agendas que os he mencionado antes; ¡vaya tela! contaba hasta cuantos pelos me salían en la barba, jaja-
  6. Utiliza post-it. Así podrás poner notitas cuando se te acabe el espacio o quieras ir recordando algo que pasará en las próximas semanas o cualquier otra cosa.
  7. Tacha. Aprende a disfrutar el placer de tachar una tarea completada. Y si te da palo usa rotuladores fosforitos para subrayar encima de las tareas hechas o pon un checkmark –“√”- al final de cada tarea. Es muy gratificante sentir lo eficaz que has sido en tu semana o mes cuando ves todo lo que has hecho. Por no decir que es una buena forma de discriminar lo que aún te falta por hacer.
  8. Llévala siempre con un bolígrafo a mano. Yo últimamente, en estos últimos años, suelo buscar que tengan algún tipo de compartimento para guardarlo.

En fin, espero que este “tutorial”, os haya ayudado un poco a tener las ideas claras a la hora de elegir la agenda que será vuestra compañera el resto de curso escolar. Pero ahora, me gustaría que fuerais vosotros los que me ilustréis; ¿Y vosotros? ¿En qué os basáis para elegir vuestra agenda? ¿Cuál ha sido vuestra elección?

Imagen. http://www.flickr.com/photos/94537838@N00/4230104619/

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: