Biblioteca escolar: Duendes, librón y libreta

14 de Octubre de 2013
5
Biblioteca escolar: Duendes, librón y libreta

José Manuel Garrido es maestro de educación primaria, especialista en pedagogía terapéutica en el CEIP Virrey Morcillo y bibliotecario escolar. Ha realizado un postgrado en “Bibliotecas escolares, cultura escrita y sociedad en red”. Ha colaborado y se implica en la formación de docentes, en especial sobre el fomento de la lectura y el uso de la biblioteca escolar, con diferentes administraciones educativas españolas y también en el Centro de Altos Estudios Universitarios de la Organización de Estados Iberoamericanos.

jmanuelgarrido

En el año 2009 obtuvo uno de los premio de “Dinamización de Bibliotecas Escolares” del Ministerio de Educación por el proyecto de desarrollo y dinamización de la biblioteca de su centro y desde el 2010 ha promovido la creación de un grupo de trabajo intercentros para el fomento de las bibliotecas escolares en la provincia de Albacete. Actualmente sigue coordinando dicho grupo “Bibliotecas Escolares en Red”.

1.- La experiencia docente que tiene actualmente en Educación primaria sobrepasa los 10 años. En líneas generales, ¿cree que los libros y el fomento de la lectura están inmersos en la escuela?

No concibo, y creo que en eso coincido con todos los docentes, independientemente del nivel educativo en el que desarrollen su labor, una institución o centro educativo en el que la lectura y su fomento no tengan un papel predominante. Puede ser que haya proyectos de centro, bibliotecas o planes anuales que incidan más que otros en el buen hacer respecto a la lectura, ya sea en su vertiente lúdica o de afición como en su vertiente vehicular de multitud de aprendizajes; pero lo cierto es que, en una cultura escrita como la actual, la lectura es esencia de todo proceso educativo y de socialización.

2.- Podemos encontrar en muchos centros el fomento de la lectura basado en la lectura y realización de fichas del libro por el alumno, ¿qué actividades propondría para el fomento de la lectura en los centros escolares?
Lo primero sería ir desterrando patrones superados y obsoletos. Está claro que el realizar fichas de comprensión lectora, de manera individual, con preguntas que normalmente son de tipo literal, en las que no se promueven las inferencias, la interiorización y creación de nuevas relaciones con el texto leído… no llevan más que a considerar la lectura como una tarea rutinaria más. Y no puede ser así. La lectura es algo más. Habría que preguntarnos, cada vez que planteamos una tarea relacionada con la lectura, una serie de premisas. Así, por ejemplo se me ocurren algunas:

  • Cuando hablamos de lectura de ficción debemos pensar en utilizar un libro completo, que los alumnos cojan directamente, en vez de lecturas sueltas y fraccionadas. La lectura cobra sentido en su contexto natural que es el libro de ahí que no sea muy partidario de esos “libros de lecturas seleccionadas”.
  • Orientar la selección de lecturas, pero con un abanico lo suficientemente amplio como para que el componente de libre elección sea palpable.
  • Incitar a la lectura, pero no obligar. La magia de la lectura como afición se rompe en el momento en que se vive como una obligación.
  • La lectura no es solo texto, también lo son los elementos paratextuales que lo acompañan y que muchas veces lo determinan, esos aspectos también pueden ser motivo del trabajo en el aula. Pensemos que existen libros donde el color de las ilustraciones determina un mensaje claro.
  • Cuando planteamos una propuesta didáctica para fomentar la lectura deberíamos tener presente un cariz de sorpresa, de creatividad; de creación colectiva y de disfrute individual o viceversa, de composición individual y disfrute colectivo. Debemos huir de tareas asociadas a la lectura en las que simplemente se responde a preguntas cerradas para evaluar de manera rápida. No decimos que la “lectura es una aventura”, pues facilitemos que los alumnos lo experimenten y vivan así. Recreemos las lecturas a través de la composición de libros colectivos, de la configuración de exposiciones, del montaje de rutas literarias, de juegos de misterio, de publicaciones periódicas, de certámenes literarios, de murales colectivos campañas publicitarias,… pero también dejando tiempos y espacios para la lectura individual, libremente elegida, eso también es importante, diría que imprescindible. Por último no debemos olvidar, desde la biblioteca escolar, la difusión de un blog o una wiki donde comentar lecturas y actividades ¿por qué no?

Por ello, desde mi experiencia profesional, la mejor actividad para fomentar la lectura es, configurar una biblioteca escolar rica en variedad de libros y textos, que los alumnos sientan como suya y que tenga las puertas abiertas y un proyecto anual de trabajo para que todos los docentes del centro acudan semanalmente con sus alumnos y elijan qué leer.

Diadellibro
3.- Ha coordinado diversos grupos de trabajo y proyectos de innovación educativa sobre planes de lectura y bibliotecas, ¿cuáles han sido las mayores trabas que ha encontrado para llevarlos a cabo? y ¿cuáles son sus mayores satisfacciones?

Las satisfacciones son muchas. Por un lado ver el trabajo bien hecho, con el que tanto compañeros como alumnos, se ilusionan, lo hacen suyo participando, comprometiéndose y aportando sugerencias y propuestas de mejora. Ese es un factor que renueva las energías de cualquiera y te alienta a seguir apoyando a equipos con ganas de provocar cambios en sus centros. También el ver como muchas de las bibliotecas a las que he visitado y eran “almacenes de libros” se han transformado, se han hecho luminosas estancias donde la organización y la dinamización invitan a pasar y pasear por sus estantes a la “caza” de un ejemplar. Pero por encima de todo, como para todos los docentes, lo que realmente colma de satisfacción las horas dedicas, -muchas veces fuera de las aulas, horas que nadie ve- es la ilusión de los alumnos de un grupo o de un centro participando en las actividades que genera la biblioteca y el plan de lectura. No puedo olvidarme de los padres cuando están a la espera para participar o conocer nuevas actividades, los finalistas de un concurso de escritura, de abrir las puertas de una nueva exposición en la biblioteca, de aplaudir ante los participantes de un certamen, de disfrutar de las producciones tras un proyecto de investigación… esos momentos cargan las pilas a cualquiera. Por otro lado, si tenemos que hablar de dificultades, actualmente podríamos decir que es tener que trabajar con mucha imaginación y falta de recursos, tiempos y espacios. He llegado a ver algún centro en el que por no planificar adecuadamente el número de aulas su biblioteca ha tenido que ser usada como aula y eso después de unos años trabajando por configurarla como espacio primordial del colegio es difícil de asumir por compañeros. Y es que se supone que todos asumimos la relevancia que tiene la lectura y las posibilidades de las bibliotecas a la hora de trabajar en la educación actual aspectos como la educación literaria, la formación de lectores y usuarios y las habilidades en buscar, trabajar y comunicar la información. Pero la realidad dista un poco de esta idea.
Sin embargo, lo realmente preocupante, desde mi punto de vista, es la falta de planes institucionales de fomento de las bibliotecas y la lectura. Si es cierto que se desarrollan acciones y propuestas, pero mayormente puntuales y muy limitadas en el tiempo o en los agentes que intervienen. La ausencia de normativa al respecto en muchas de nuestras comunidades autónomas y el abuso de los planes experimentales que luego no se generalizan ni se implementan en la mayoría de los centros, hace que en muchos colegios e institutos ya no se apueste por estos aspectos.

4.- Coordina el grupo de “Bibliotecas Escolares en Red”, ¿qué es y cuáles son sus principales objetivos?

“Bibliotecas Escolares en Red” surge como iniciativa en Albacete durante el año 2010. En ese momento yo formaba parte del equipo pedagógico del extinguido Centro de Profesores de Albacete y una de mis prioridades fue trasladar una experiencia similar que generamos en Villarrobledo. En dicha localidad empezamos a reunirnos mensualmente dos bibliotecarios escolares y una representante de la biblioteca municipal para coordinar acciones relacionadas con la lectura y la mejora de nuestras bibliotecas. El caso es que en un par de años, todos los centros de primaria, uno de educación especial y algún instituto participábamos en dichas sesiones. En esencia intercambiamos información, recursos, generamos materiales y cooperamos en el progresivo desarrollo de un plan coordinado de lectura y biblioteca utilizando unas temáticas comunes al año.
Con dicha experiencia y tras impartir algún curso de formación sobre bibliotecas, inicié visitas a unos cuantos centros y constaté la falta de formación, el deseo de mejorar y la necesidad de colaboración que existía. De ahí que se convocó a los centros a participar en un seminario de formación bajo el título de “Bibliotecas escolares en red” que duró dos cursos de manera institucional y que actualmente continúa con una veintena de miembros de manera oficiosa provenientes de centros de Albacete capital y localidades próximas.
Nuestra finalidad es diversa. Por un lado generar o provocar cambios y mejoras en las bibliotecas escolares de nuestro entorno; también, la progresiva configuración de planes de lectura, escritura, investigación y biblioteca en nuestros centros; mejorar las vías de colaboración con otras entidades, sobretodo bibliotecas públicas y, por último, la configuración de comisiones de biblioteca con cierta formación. Para ello nos servimos de sesiones mensuales en las que mejoramos nuestra formación de manera cooperativa, generamos materiales e intercambiamos experiencias y soluciones.

5.- Las redes son una buena manera para poder compartir y trabajar con otros centros. ¿Cómo se organiza el grupo de “Bibliotecas Escolares en Red”?

Al inicio del curso escolar nos reunimos los interesados en participar –unos ya somos fijos y otros van y vienen según sus condiciones personales puntuales- para fijar un calendario de sesiones, temas y asuntos a trabajar. Hacemos intercambio de correos electrónicos y gestionamos todas las convocatorias a través de Google Calendar.
Para tener puntos de cohesión, en las sesiones finales de cada curso, allá por mayo y junio, establecemos una temática de trabajo de los planes de lectura de nuestros centros para el próximo curso. Dicha temática la compartimos con la Sección del Libro, Archivo y Bibliotecas que coordina el trabajo con las bibliotecas municipales e intercambiamos puntos de vista. Para ello nos servimos del correo electrónico y de un grupo en Facebook que compartimos y en el que también están invitados bibliotecarios municipales. Así hemos tenido el tema de la historia con el lema “Historias de la Historia” o el de los oficios y profesiones con “¿Quién eres y a qué te dedicas?”. Este año hemos planteado dos, primero “Viajes de aventuras con las lecturas”, y para el segundo y el tercero trimestre, el arte, teniendo en cuenta la conmemoración de El Greco, con el lema “Veo, toco, oigo, leo y siento el arte”.
Regularmente vamos ajustando la planificación, revisando las propuestas generadas y el intercambio de recursos con el fin de reconducir el trabajo. Los participantes aportan y se ofrecen para hacer presentaciones sobre buenas prácticas que se están desarrollando en sus centros, así hemos disfrutado de charlas y debates sobre las tertulias literarias o las exposiciones en bibliotecas, sobre el programa de gestión de bibliotecas Abies, o el uso de herramientas digitales para manejar y difundir información. También, para fomentar y facilitar que los participantes busquen, aporten y generen materiales contamos con una carpeta sincronizada y compartida en Dropbox en la que participamos actualmente cuarenta y tres personas y en la que vamos organizando los recursos según las áreas de trabajo; ; además contamos con un repositorio de contenidos en Scoop.it para seleccionar y guardar enlaces de interés.  Por último, para visualizar todo ello utilizamos un blog y las redes sociales.

6.- ¿Conoce cómo se llevan a cabo los planes de lectura y biblioteca en otros países?

Yo no estoy especializado en este tema pero lo cierto es que desde el año pasado colaboro con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) a través de su plataforma de formación online (CAEU) en lo que respecta a la formación de agentes implicados en esta temática que es uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el marco del programa de Metas Educativas 2021. Por mi contacto a través de las actividades de formación y las redes sociales con compañeros –docentes, bibliotecarios y responsables de distintos niveles de la administración- lo primero que percibo son las grandes asimetrías existentes entre países y regiones dentro de un mismo país. Igualmente debemos diferenciar los planes de lectura y los planes de biblioteca escolar pues en muchas ocasiones los primeros no incluyen a los segundos.

Sí es cierto que en los últimos años casi todos los países han desarrollado de manera más o menos intensa legislaciones y programas nacionales de fomento de la lectura como medio para construir una ciudadanía más activa, reflexiva, participativa y crítica. Para ello por ejemplo se están impulsando sobremanera los programas de formación inicial y continua para docentes, bibliotecarios y otros mediadores.
Dentro de los países con un desarrollo más estable y fuerte en la promoción y establecimiento de planes de lectura y bibliotecas escolares podemos destacar las experiencias de Chile, Argentina y Portugal. Por ejemplo es famoso el modelo de “centro de recursos para el aprendizaje –biblioteca-CREA” de Chile, donde las bibliotecas escolares se gestionan mediante equipos de trabajo interdisciplinar consiguiendo una excelente articulación de proyectos educativos curriculares con la inclusión de la biblioteca como espacio de referencia para aprender y enseñar. En otros países sin embargo se está apostando por desarrollar programas de dotación bibliográfica para compensar carencias de algunas zonas, con lo que las colecciones disponibles han aumentado significativamente.

7.- ¿Cómo valora la situación de los planes de lectura y biblioteca de nuestro país?

En España la situación es esperanzadora pero mejorable significativamente. Aquí hemos disfrutado de un Plan de Fomento de la Lectura a nivel nacional y de una apuesta ministerial en el desarrollo y promoción de la lectura y las bibliotecas escolares pero que no puede llegar a todos los rincones como debiera.
Las competencias educativas de las distintas comunidades han supuesto que en algunas regiones como por ejemplo Galicia, Andalucía o Extremadura se han establecido y todavía perduran equipos de asesoramiento y promoción de acciones respecto a las bibliotecas escolares y la lectura con normativas, estructuras de profesionales, planes a largo plazo, redes de colaboración e incentivos a los centros educativos mientras que en otras muchas comunidades resultan discontinuos, escasos o incluso inexistentes. Pero sí que es cierto que en todas las comunidades se han desarrollado de manera más o menos prolongada en el tiempo planes institucionales que han supuesto beneficios en todos los casos y así lo atestigua el último estudio publicado bajo el título Las bibliotecas escolares en España. Dinámicas 2005-2011 publicado por la FGSR y el MECD.

Por ello es por lo que los profesionales seguimos incidiendo en la importancia de concebir los planes de lectura en el marco de las bibliotecas escolares como espacios prioritarios y primarios para que profesores y estudiantes se transformen en buscadores críticos que utilizan la lectura para aprender y, a la vez, disfruten con la lectura por placer.

8.- Hemos podido leer en sus tuits la difusión de #bebetecas, ¿es posible y necesario acercar la lectura a bebés de 0 a 3 años?

Además de posible y necesario creo que es imprescindible. Ahora que soy padre de mis mellizos –mis piraticas- vivo en primera persona como sienten, perciben y disfrutan de los libros los bebés, todo ello creando momentos y situaciones cotidianas. En Albacete tenemos la experiencia de la Biblioteca Pública del Estado donde, además de existir un espacio específico como es la bebeteca, para estos usuarios se cuenta con un fondo bien seleccionado acorde a sus intereses y características; además, a lo largo de los últimos años, se han desarrollado talleres sistemáticos de formación para padres y bebés con el fin de acercarlos al mundo del libro y la lectura, aspecto que se está intentando volver a poner en marcha a pesar de las dificultades actuales.
Y todo esto va más allá de celebrar cuentacuentos en guarderías. Me resulta muy triste que en otras muchas bibliotecas públicas no exista un espacio para estos nuevos usuarios y sus mamás y papás. Los usuarios de bibliotecas y nuevos lectores se hacen desde pequeños y por asiduidad. Debería ser obligatorio para la administración tener este aspecto en consideración cuando se crea una biblioteca, pues llevamos muchas décadas en las que se han planificado y configurado bibliotecas municipales en las que no se ha tenido en cuenta esta necesidad y se ha salvado el expediente con sesiones puntuales de cuentos. Ese no es el camino, como digo, lo importante es contar con un espacio, unos recursos y ofrecer un asesoramiento y formación al respecto.

9.- ¿Qué cambios se están produciendo en la lectura en esta época digital? ¿Se están convirtiendo nuestros alumnos en expertos lectores al leer en diferentes soportes?

Tengo claro que hoy en día la escuela no puede dejar al margen los nuevos modos de lectura. Los alumnos tienen acceso a multitud de formatos, soportes y medios. Debemos recordar lo que nos decía Emilia Ferreiro cuando afirma que “escribir no es una profesión, sino una obligación y que leer no es una marca de sabiduría sino de ciudadanía”, por tanto, para ser ciudadanos en la era digital, la “lectura digital” debe tener el papel que le corresponde en nuestros procesos educativos y de socialización.
A mí me resulta extraño que hoy en día se afirme que la lectura como tal está decayendo, pues con las nuevas tecnologías y la sociedad de la información, si nos paramos a reflexionar, comprendemos que la lectura se convierte en un elemento imprescindible, esencial en lo cotidiano. Leemos constantemente sobre diversidad de soportes y en diversidad de formatos. A lo mejor no se lee tanta literatura, puede ser, pero “leer textos” se leen más que nunca. En cuanto a si nuestros alumnos son “expertos lectores digitales” lo que sí está claro y que los diferencia de generaciones anteriores es que tienen acceso y contacto casi constante con textos multimodales en los que la palabra impresa se compagina constantemente con la imagen, el sonido, el gráfico, el esquema,… formando un todo que cobra significado en su totalidad, y también con hipertextos, en los que los textos se configuran por la conjunción de diversidad de fragmentos de forma que se diversifican las rutas de acceso a la información y son ellos los que eligen el camino y el orden de lectura rompiendo con la linealidad que caracteriza a un libro o texto lineal.  Todo ello exige un cambio en las prácticas escolares para orientar, mostrar y enseñar a interpretar esta nueva realidad y darle sentido en nuestras situaciones sociales significativas.

10.- Actualmente es el encargado de la biblioteca escolar del CEIP de Virrey Morcillo. ¿Cómo se gestiona este proyecto de centro? ¿Hay participación por parte de las familias en las actividades que se proponen?

Podemos decir que nuestro centro tiene una cierta trayectoria en el desarrollo del PLEIB (Plan de lectura, escritura, investigación y biblioteca) de ahí que la gestión de dicho plan resulte bastante sencilla al estar inmerso de manera natural y cotidiana en la vida del colegio. Todos los años se configura una Comisión de biblioteca formada por un coordinador y cuatro miembros del claustro, uno por ciclo educativo, que son los responsables de diseñar el Plan anual según las directrices del plan municipal que comentábamos anteriormente y las pautas y sugerencias de mejora recogidas en la memoria del curso anterior.

3bandidos

Con ello se diseñan las actuaciones que marcarán el curso escolar, se convoca a los alumnos del tercer ciclo que desean ser “Ayudantes de biblioteca” y se empieza a trabajar. Son muchas las actividades que se ponen en marcha como nuestro esperado Certamen de poesía en el que participan más de doscientos alumnos anualmente, nuestra tradicional Jornada de San Valentón, nuestro Maratón de cuenta-cuentos que en su última edición ha contado con una treintena de “cuentistas” entre alumnos, padres y maestros, nuestros concursos de expresión escrita o nuestras exposiciones de proyectos de investigación.

Contamos con los padres en todas las actividades y niveles, menos de lo deseado sí, pero cierto es que no nos sentimos huérfanos en este aspecto. Tenemos madres que han hecho de “Ayudantes de biblioteca” formándose para catalogar fondos con nuestro apoyo, también para realizar decoraciones, teatros y animaciones. Nunca falta padres en nuestro Maratón de cuentacuentos e incluso algunos participan en el Certamen de poesía con sus propios hijos ¡todo un lujo artístico! Pero es más, debemos considerar el hecho de que para que nuestros alumnos participen en la gran mayoría de las propuestas que se hacen, parte del trabajo de preparación se desarrolla no solo en las aulas con sus tutores, sino también en casa con las familias o en la biblioteca municipal con sus encargados. Sin ellos sería imposible. Así es como se llena de vida y color a un centro que apuesta por la biblioteca escolar y la lectura como ejes de nuestro quehacer como educadores.

11.- La arquitectura y los espacios que utilizamos es importante cuidarlos de manera especial cuando es para uso educativo. ¿Cómo están organizados los diferentes espacios de la biblioteca? ¿Cómo se gestiona la información y las consultas en la biblioteca escolar por parte del alumnado?

Nuestra biblioteca cuenta con una sala que podríamos considerar la mejor del centro. La elegimos por espaciosa y luminosa. Toda la comunidad educativa se vio implicada en su decoración, configuración y montaje. Una vez analizado el espacio lo organizamos de forma que dimos cabida a distintas secciones. Una sección de “Imaginación y literatura” donde tenemos organizado por géneros y niveles lectores todo el fondo de ficción y que cuenta con una zona de “lectura relajada”. También un espacio de “Información y consulta” donde, organizado en función de una clasificación decimal universal –al igual que las bibliotecas públicas- pero adaptada, tenemos todo los fondos de información y materias para usuarios de todos los niveles lectores; además cuenta con mesas para la lectura individual o colectiva y el trabajo en equipos. Existe una zona “Multimedia” con equipos informativos, pantalla de proyección, DVD… La tradicional “Zona de gestión y préstamo” y una zona de “Escuela de padres y maestros” con el fondo destinado a los más mayores del centro, el claustro y las familias. Por último, también es importante contar con una zona de “Información, exposición y difusión” donde se muestras los trabajos, las novedades y propuestas del día a día.
Pero contar con una biblioteca escolar no es suficiente. Se requiere que maestros, padres y alumnos tengan motivos para leer y la perciban “abierta” a ellos. Por eso siempre está abierta y ofrecemos un proyecto de trabajo que invita a usarla de manera cotidiana. Al inicio de curso se asigna una hora de biblioteca para cada grupo-clase en el horario, lo que facilita que en nuestro centro casi la totalidad de alumnos, desde los de tres años, pasen semanalmente por ella. Además contamos con un blog es en el que recogemos las noticias y novedades.
Desde la Comisión de biblioteca se forma a los maestros del centro en el uso de la biblioteca escolar con el fin de aprovecharla al máximo. Se han diseñado desde una guía de la biblioteca carteles informativos y actividades para trabajar la búsqueda de información con los alumnos. Todo el catálogo está informatizado a través del programa Abies y actualmente, al disponer de ordenadores para su consulta, se empieza a facilitar que todos los usuarios puedan acceder a su manejo. Con ello vamos progresando en el programa de formación de usuarios y alfabetización informacional que consigue que nuestra biblioteca se viva diariamente como un recurso de referencia en el día a día del colegio.

5 Comentarios

(SM no se hace responsable de los comentarios realizados por los usuarios).

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: