2013, Año europeo de la ciudadanía… y la educación

10 de diciembre de 2013
0
2013, Año europeo de la ciudadanía… y la educación

Me uno a todos los que te desean en este año 2013 AMOR, SALUD y FELICIDAD para TÍ y para TODOS. Solo me falta un año para ser graduada en Educación Social y te prometo que sueño con un mundo mejor como tú. Siempre serás para mí un referente a seguir.

Desde el corazón, te quiere Inés María Prieto Mata.

Agotadas las hojas del calendario 2013 como casi agotados los días lectivos de un año declarado por la U.E Año Europeo de la Ciudadanía no me resisto a presentarme en este blog de educación de SMConectados tomando prestadas como introducción palabras que a modo de navideño mensaje hallé en un grupo llamado Mi Alumnado, de la red social facebook. Palabras de quien, en un lugar de la Córdoba rural, Pedro Abad, ayer y en el colegio Beata Rafaela Mª fue alumna de quien dice ser su referente.

Niña Inés ayer, hoy ciudadana rural 37 años después de aquel 7º curso de EGB inolvidable para aquella maestra novata porque inolvidable fue y sigue siendo su alumnado. Una Inés para quien su educación como ciudadana surtiò efecto porque empecinada está en recuperar esa asignatura que no quedó pendiente precisamente por su falta de esfuerzo. Fueron otras las faltas: la de esas oportunidades educativas de las que precisamente el mundo rural carecía y aún carece y, ante todo, la falta de recursos materiales de unas familias que bien creíamos haber dejado atrás en las últimas décadas y que hoy, de nuevo, vuelven a resultarnos tan tristemente familiares como lo fueron al comienzo de estos treinta y cinco años de democracia.

Democracia en la que hemos ido ganando, con el esfuerzo de la ciudadanía española, un estado de bienestar que no es mero término políticamente correcto sino progresiva eliminación de “dedocracia” para una igualdad de oportunidades en derechos básicos como la salud información, justicia, trabajo y, por supuesto, la Educación.

Inés, que en su juventud no pudo acceder plenamente a ella, ha tenido la voluntad, fuerza y responsabilidad suficiente para, ya adulta , madre de familia y trabajadora sin cualificar, superar este escollo formándose. Precisamente como Educadora Social. No hallo, pues, mejor y más real ejemplo para ilustrar el tema que nos ocupa.

Educación en el Año Europeo de la Ciudadanía que pronto concluirá y que vino precedido de una base firme puesto que El Consejo de Europa proclamó 2005 como Año Europeo de la Ciudadanía a través de la educación. Con ello se intentaba fomentar entre los Estados y los ciudadanos de todo el mundo los valores de participación, respeto e interculturalidad propios de una civilización avanzada.

La Comunidad Europea defendía que la educación es el mejor instrumento para fomentar los hábitos democráticos entre los ciudadanos. Por eso, en una recomendación del año 2002, proclamó el Año Europeo para la Ciudadanía a través de la EDUCACIÓN que se celebró en 2005. El objetivo no era puntual, sino que se presentó como un proyecto a largo plazo para que los Estados apliquen políticas educativas y sociales que den resultados. Europa está preocupada por el aumento de la xenofobia y de la violencia, por la creciente apatía política y civil, por la falta de confianza de los ciudadanos en las instituciones democráticas, por el aumento de casos de corrupción, de exclusión social y de nacionalismos violentos. Son un buen puñado de razones y, como casi siempre, se pretende que la educación sea el camino hacia la mejora.

Año Europeo de la Ciudadanía a través de la Educación

EDUCACIÓN por y para una ciudadanía que no puede ser objeto de recelo ni interesadas disputas políticas. Tan necia como letal diatriba de si galgos o podencos sólo consigue demorar en el tiempo esa imprescindible toma de conciencia como ciudadanos participativos que la educación hace posible.

EDUCACIÓN que como proceso socializador de la persona, no puede circunscribirse a meras circunstancias sino que ha de ser PERMANENTE y TRANSVERSAL. Así al menos la procuro como transmisora.

No importa si mis educandos son niños, adultos o esas personas cuyo magisterio de la edad las convierte en mis maestro/alumnos.

No importa que siempre haya unos contenidos que cumplir en cuanto a materias pues como educadora, no es mi objetivo tan puntual concreto y cortoplacista como el que los educandos asimilen unos conocimientos sino, mucho más ambicioso, el que vayan adquiriendo capacidades para adaptarse a un mundo de cambios en el que ellos sean capaces de ser y hacer felices.

Mi profesión pero, ante todo mi pasión, es la Educación y a ella me dedico desde hace 3 largas décadas. Qué importa si ya no como maestra de un centro escolar y sí como eso que se denomina formación permanente pero yo prefiero hacerlo como Educación para la ciudadanía. No aquella teórica que es objeto de dimes y diretes. Sí ésta práctica que logre contribuir a hacer ciudadanos libres, responsables, cultos, solidarios y éticos ¡casi nada!

Hoy, como cualquiera de los casi 365 transcurridos de 2013, puede ser un buen día para avanzar en esa educación para la ciudadanía procurando personas que vivan una democracia más participativa.

El movimiento únicamente ha de demostrarse andando y así lo hace la valiente Inés, ya arremangada para que esto cambie.

Si yo fuera aquella educadora novata que tuvo la suerte de convertirse en su referente a seguir, sin duda me preguntaría ¿Se puede pedir mejor sensación que la satisfacción de haber educado, de verdad, para la ciudadanía?

 

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: