Entrevista Experciencia

21 de Enero de 2014
0
Entrevista Experciencia

Belén S. Seara es la creadora y administradora del sitio web Experciencia (http://www.experciencia.com/) en el cual podemos encontrar interesantes propuestas para introducir a nuestros hijos y alumnos en el apasionante mundo de la ciencia.

Hola Belén. En primer lugar nos gustaría hacerte una pregunta básica: ¿Cuál es tu formación académica?

Soy Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad Complutense de Madrid. Me especialicé en Física de Materiales.

¿Tuviste claro desde pequeña que te dedicarías a la ciencia?, ¿de dónde surge tu pasión por esta rama del conocimiento?

De niña no recuerdo tener ninguna inclinación especial hacia la ciencia. Disfrutaba explorando y haciendo descubrimientos pero ¿qué niño no disfruta con eso? Más adelante, en mis años previos a la universidad, tuve la suerte de tener una profesora de matemáticas y física que me hizo disfrutar de estas dos asignaturas. Y como nos ha sucedido a muchos cuando hemos encontrado un profesor con el que conectamos especialmente, de alguna manera esa relación influyó en mi decisión de estudiar ciencias. Durante mucho tiempo dudé entre matemáticas o física pero me fui decantando por la rama más experimental.

En Experciencia ofreces experimentos muy interesantes para niños de todas las edades. ¿De dónde surge la idea de crear este sitio web?

Como decía, estudié ciencias físicas, pero pasé varios años trabajando en un sector que no tenía nada que ver con la ciencia. Siempre tuve en mente algún proyecto de divulgación, pero no encontraba el momento para dedicarme a él. Después de que nació mi primer hijo, aproveché mi excedencia durante su primer año, para iniciar por fin ese proyecto. Buscaba actividades para difundir la ciencia desde las primeras etapas en la escuela. Encontré muchas webs con experimentos de ciencias, pero muy pocas dirigidas a alumnos de infantil o primaria. Y ninguna de ellas en castellano. Así que decidí crear una. Pero no podía ser simplemente un recopilatorio de ideas, quería probarlas para poder decir: prueba esto, es sencillo y os divertiréis. Así que primero las probaba sólo con mis hijos y más adelante surgió la oportunidad de llevar estas actividades a las escuelas en forma de talleres de ciencias. Y el blog fue creciendo alimentándose de las experiencias vividas en los talleres en escuelas y nuestras experiencias en casa.

¿Consideras que la ciencia está bien tratada en los centros educativos?, ¿qué propondrías para mejorar la situación de las asignaturas a las que engloba dentro de los currículos con los que estudian los alumnos en España?

Creo que tenemos un primer problema y es que en muchos centros seguimos estudiando ciencias sólo con el libro. Estamos hablando de física, de química, de biología…de ciencias experimentales, pero sin embargo no se realizan actividades prácticas, no se “toca” la ciencia.   Y cuando se realizan actividades prácticas a veces nos encontramos con un segundo problema y es que están muy pautadas, no dejan espacio a la creatividad. Deberíamos potenciar la realización de proyectos de investigación científica abiertos, adaptados a la edad y a los intereses de los alumnos, pero desarrollando siempre el método científico: aprender a observar, a representar matemáticamente los datos, a expresar los resultados con un enfoque científico.

Una de las quejas más frecuentes de los profesores de ciencias es que, gracias a los nuevos métodos tecnológicos, es muy fácil enseñar a los alumnos conceptos complicados de una manera muy efectiva, pero muchos consideran que se está perdiendo la experimentación pura y creen que esto puede tener consecuencias muy negativas en el aprendizaje de sus alumnos. ¿En qué crees que beneficia y en qué crees (o no) que perjudica el uso de las TIC frente a la experimentación dentro del aula?

Como decía antes, la ciencia hay que tocarla, hay que vivirla. Si a un alumno le enseñamos las partes de una planta con las ilustraciones de un libro, si aprende el ciclo de vida de un árbol a partir de fotografías, o el ciclo del agua a partir de un vídeo didáctico colgado en YouTube y el movimiento de la Tierra a partir de un juego interactivo, le estamos apartando de la realidad y nos estaremos saltando una parte sensorial básica de su aprendizaje, imprescindible para alcanzar el nivel de abstracción que necesitará más adelante. Las nuevas tecnologías son muy útiles para recopilar información, para ayudarnos a representar estadística y gráficamente resultados, para compartirlos en la red, pero todo esto complementa el trabajo experimental, jamás puede sustituirlo.

Si tuvieras que elegir solo tres experimentos de Experciencia para que los profesores de Primaria los realizasen, ¿cuáles elegirías?

Elegiría experimentos que implican diferentes ramas científicas para que los alumnos pudieran ampliar su visión de la ciencia.

Disoluciones con lacasitos: Experimentos sencillos y sorprendentes como este nos ayudan a despertar la curiosidad de los alumnos, por ejemplo al comienzo de una clase y nos permiten también trabajar conceptos de física y química como la disolución, la flotabilidad y la densidad.

Construcción de catapultas: Hay diseños muy sencillos y otros más complejos y todos nos permiten trabajar distintos conceptos físicos de forma lúdica: el movimiento parabólico, las fuerzas, la elasticidad, la gravedad, la masa. Además nos ayudan a motivar a futuros ingenieros si les permitimos la creación de sus propios diseños.

Granja de caracoles o de lombrices: En muchas escuelas es difícil mantener un contacto directo con la naturaleza y realizar un estudio de campo, pero gracias a estos proyectos podemos llevar la naturaleza al aula fácilmente. Y llevar a cabo un proyecto de investigación dirigido por los propios alumnos que pueden proponer aspectos a investigar, diseñar los experimentos y documentar sus conclusiones.

En tu web hay una sección de visitas científicas. Nos gustaría que nos recomendaras tus sitios favoritos para ir con los alumnos a aprender ciencia. ¿Por qué los has elegido?

Evidentemente los museos de ciencias como Cosmocaixa o el Museo Blau de Barcelona son lugares en los que se puede aprender ciencia. Pero aunque la tendencia de los museos de ciencias es el enfoque hacia la “interactividad”,  a veces ésta se reduce a apretar un botón y observar el resultado… Así que lo que realmente me gusta de estos museos son las actividades y talleres que se organizan en ellos, donde de verdad se puede tocar y experimentar.

Y sobre todo me gustan las ferias de ciencias, normalmente de ciencia en la calle, que se celebran en muchas ciudades. En estas ferias, los proyectos están presentados por los propios alumnos y sus profesores que están realmente motivados y entusiasmados con su trabajo…y encantados de dejarte tocar, manipular y preguntar.  Son perfectos para el aprendizaje en familia y también una fuente de inspiración para llevar a cabo proyectos en el aula si asistes como profesor.

Si tuvieras que dar razones a algún niño o niña para estudiar alguna carrera de ciencias, ¿qué le argumentarías?

Sólo tengo una única y poderosa razón: estudia ciencias si es lo que te gusta. Puedo argumentar que el descubrimiento científico es excitante: averiguar cómo funciona nuestro cuerpo, entender por qué enfermamos, descubrir cómo hacer fuego o conocer los secretos que oculta un átomo puede ser una experiencia fascinante. Claro, a mí me entusiasma la ciencia, pero entiendo que no todo el mundo lo siente así…  Todos somos curiosos y científicos de niños pero a veces al hacernos mayores perdemos esa curiosidad o se despierta nuestro interés por otros temas. Pero si a ti te gusta explorar, si te divierte tocarlo todo, si te fascina entender de qué está compuesta la naturaleza…es que tienes alma de científico….así que dedícate a aquello que te apasiona.

Por último, en tu web hemos podido leer que tienes tres hijos y que creaste la web para fomentar su interés natural por aprender y experimentar. ¿Consideras que el sistema educativo fomenta este interés o por el contrario va en su contra?

Encerramos a los niños en aulas desde muy pequeños y los aislamos de la naturaleza. El sistema educativo tradicional coloca a un niño de 3 años sentado en una silla rellenando fichas,  cuando necesita estar en movimiento y en contacto permanente con la naturaleza: tocando las hojas de una planta, oliendo sus flores, probando sus frutos… Si cuando llega a primaria le seguimos enseñando ciencia a través de  las ilustraciones y fotografías de un libro, o a través de un vídeo o un juego didáctico. Como decía antes le apartamos de la realidad y pierde la oportunidad de observar, manipular y descubrir por sí mismo… Así que deja de hacerse preguntas y buscar respuestas y pasa a memorizar las respuestas de otros a  las preguntas que el sistema decide que corresponden a su edad. Y cuando llega a secundaria ya ha perdido esa curiosidad, ya se aburre en clase y le cuesta aprender conceptos más abstractos porque no ha consolidado su aprendizaje con experiencias sensoriales propias. Por tanto, mi conclusión es  que el sistema educativo no fomenta el interés por experimentar y por aprender. Afortunadamente cada vez hay más iniciativas que se alejan de ese sistema tradicional, más profesores implicados en crear una escuela diferente, pero siguen siendo minoritarias y aún encuentran muchos obstáculos en su camino.

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: