El equipo familia-escuela

04 de febrero de 2014
2
El equipo familia-escuela

Gema Sancho es Máster en Psicología del Coaching por la UNED, Coach ACC Certificada por ICF (International Coach Federation), licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales, y MBA por el Instituto de Empresa.

 Uno de los aspectos más importantes a los que puede contribuir la aplicación del coaching en el ámbito educativo es favorecer la relación entre familia y escuela.

Teóricamente, esta relación debería ser fluida ya que tanto las familias como los profesores y el centro escolar en su conjunto trabajan bajo el objetivo común de formar y desarrollar a sus hijos/alumnos.

Sin embargo, la realidad es que en muchas ocasiones, padres y profesores se ven más como enemigos que como partes de un mismo equipo.

Todos los equipos atraviesan una serie de fases en su desarrollo. La primera de estas etapas es la de INCLUSIÓN.  En este periodo, los miembros del equipo se observan, se conocen mutuamente y finalmente deciden si se sienten parte del mismo o no. La necesidad de sentirse aceptado y el miedo a ser rechazado dominan esta etapa. Cada miembro del equipo está centrado en satisfacer sus propias necesidades emocionales, por lo que realmente es una etapa muy poco productiva.

Cada curso escolar, los padres conocen al nuevo grupo de profesores que van a constituir su “equipo” durante el año. Es habitual escuchar conversaciones de padres que buscan referencias entre otros padres de antiguos alumnos de esos profesores para intentar conocer algo más sobre ellos.

Los profesores, por su parte, hacen lo mismo en relación a las familias con las que tendrán que “lidiar” durante el curso.

Uno de los momentos más estresantes para el profesorado suele ser la primera reunión de principio de curso, en la que se presentan ante las familias e intentan transmitir los objetivos del programa académico, así como comunicar algunas normas de funcionamiento. Los profesores se sienten evaluados, observados. En lugar de ser una oportunidad para el conocimiento mutuo y la comunicación familia-escuela, viven esta experiencia como una situación muy amenazante.

Después de estas charlas de presentación suele haber unas cortas entrevistas individuales entre padres y profesores. En esos breves minutos, padres y profesores intentarán formarse una idea clara acerca del otro y conseguir a su vez causar una buena impresión. Agotador ¿no?

Una vez tanteado el terreno y aceptados los miembros del “equipo”, comienza el curso y con él la etapa de AFIRMACIÓN.

En esta segunda etapa se inician las luchas de poder, las definiciones de los diferentes roles, las demostraciones de la propia valía, los desacuerdos, los desafíos. Las necesidades de estima, de sentirse valorado por los demás, se reflejan en esta fase.

Surgen las discrepancias entre las opiniones del profesorado y de las familias que, por esa búsqueda de reconocimiento del otro, se enzarzan muchas veces en competencias absurdas.

Muchos profesores y padres viven las reuniones de tutoría como un examen a su profesionalidad o a su valía como educador. ¿Se está realmente buscando un culpable? Muchos comentarios se asumen como ataques personales y llevan al conflicto y la falta de comunicación en lugar de dirigirse hacia la búsqueda de soluciones.

En muchas ocasiones, el equipo formado por profesores y padres se queda estancado en esta etapa de desarrollo.

La siguiente fase, y la más deseable en el ámbito educativo, es la de COOPERACIÓN. En esta etapa las energías están puestas en el cumplimiento del objetivo común: la mejora y desarrollo de los alumnos.

A través del coaching se puede trabajar en la evolución del equipo familia-escuela favoreciendo que se alcance la etapa de Cooperación.

Mediante el autoconocimiento, saber cuáles son sus necesidades, reconocer sus sentimientos y sus comportamientos, padres y profesores podrán tomar decisiones para realizar cambios a través de acciones que aceleren la etapa de inclusión.

Por otro lado, para superar la fase de afirmación será necesario trabajar en las habilidades de comunicación y de escucha. El respeto y la aceptación mutua serán fundamentales para evitar competencias y luchas innecesarias. ¿Son conscientes de cómo afecta esta rivalidad a los alumnos?

Finalmente, el análisis conjunto de la situación, aportando cada uno sus propias formas de ver y de hacer, sus diferentes puntos de vista, permitirán tener una visión mucho más global de la situación y del alumno y por tanto, descubrir nuevas acciones que llevar a cabo de manera conjunta en favor del verdadero protagonista: el niño.

El coaching ha demostrado ser una herramienta eficaz en la evolución y mejora de equipos empresariales, pero también lo es para el equipo formado por dos de los agentes fundamentales de la comunidad educativa: las familias y el profesorado.

2 Comentarios

(SM no se hace responsable de los comentarios realizados por los usuarios).
Graciela marchetti 04 de febrero de 2014

Me pareció excelente el artículo. Describe un paisaje oculto, no reconocido – y no por eso menos intenso- incluso para quienes lo conforman.Muy funcional el ver las diferentes fases y saludable el abordaje desde el arte de las conversaciones. Felicitaciones y GRACIAS!!

    Muchas gracias por tu comentario Graciela. Me alegro de que te haya resultado interesante. Un abrazo!

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: