Conversando con José García Guerrero

04 de Julio de 2014
8
Conversando con José García Guerrero

José García Guerrero es técnico docente responsable del apoyo a las bibliotecas escolares en la Delegación Territorial de Educación, Cultura y Deporte de Málaga. Maestro, director de la publicación Libro Abierto de información y apoyo a las bibliotecas escolares andaluzas. Director editorial y coautor de las publicaciones: La articulación de los recursos en el funcionamiento de la Biblioteca Escolar (MECD), de la Guía de bibliotecas escolares. Plan de Lectura y de Bibliotecas Escolares en los centros educativos de Andalucía y del libro de referencia para las bibliotecas escolares titulado Nuevas dinámicas para la Biblioteca Escolar en la sociedad red (Junta de Andalucía, 2013).

Es autor de los libros La Biblioteca Escolar: un recurso imprescindible. Propuestas y materiales para la creación de ambientes lectores en los centros(Junta de Andalucía, 1998); Actividades de dinamización desde la Biblioteca Escolar (Aljibe,2002); Utilidad de la Biblioteca Escolar: un recurso al servicio del proyecto educativo (Trea,2010); Plan de trabajo y autoevaluación de la Biblioteca Escolar (Junta de Andalucía, 2011), Contribución de la Biblioteca Escolar al fomento de la lectura (Junta de Andalucía,2012), y Bibliotecas escolares al servicio de las familias (Junta de Andalucía, 2013).

Los próximos 23, 24 y 25 de octubre dirigirá el encuentro formativo Utilidad de la biblioteca escolar en la sociedad red en la sede madrileña de Casa del Lector dentro del ciclo DIÁLOGOS DE LECTURA en el que estará acompañado por dos magníficas especialistas: GlòriaDurban y Ana Cid.

Vamos a conversar con él pues estamos convencidos de que su discurso, a la vez lúcido, comprometido y apasionado, será de mucho interés para los seguidores de SM Conectados.

1. Seamos directos, Pepe, ¿la biblioteca escolar es un espacio, un proyecto, un recurso…?, ¿qué demonios es la biblioteca escolar? Cada uno dice una cosa, cada especialista define un planteamiento diferente, cada administración o institución promueve un modelo… ¿de qué hablamos cuando hablamos de biblioteca escolar?

La biblioteca escolar no es un proyecto ni un programa ni un plan del centro. Considero a la biblioteca escolar como un recurso educativo estable con responsables a su cargo que gestionan sus servicios, programas y actuaciones en pos del proyecto educativo del centro y de la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje.

No sé si cada administración promueve modelos distintos. Sin embargo, sí percibo que los planteamientos de los especialistas o de las personas más implicadas en el desarrollo bibliotecario escolar convergen cada vez más. Todos coinciden en que la biblioteca escolar es un recurso educativo. Esta es la razón de su existir. Queremos y necesitamos una infraestructura bibliotecaria para desarrollar y apoyar el proyecto educativo. Y esto ya marca un modelo.

Es cierto que hay necesidad de cambiar la denominación de este recurso como se hizo en su momento en otros países (CRA en Chile, CRE en Portugal, etc.), por un anhelo de superar y trascender el concepto rancio de biblioteca depósito y el lastre educativo-cultural de una experiencia de escasa tradición de uso de estos espacios.

Cuando hablamos de bibliotecas escolares estamos hablando de entornos de enseñanza y aprendizaje con capacidad de articular programas y dinámicas de trabajo vinculadas al fomento de la lectura y las competencias digitales e informacionales; espacios de encuentro, con relación con la comunidad educativa que ha de encontrar en ella el puente de participación y colaboración en la educación de sus hijos/as. Por otra parte, la proyección de la biblioteca escolar a la Red a través de un portal específico permite estar presente en las aulas del centro, en las casas del alumnado, en los dispositivos móviles, etc.

En España hay un documento de vital interés publicado en abril de 2011 (Marco de referencia para las bibliotecas escolares) en el que se aclaran muchos aspectos y que es, bajo mi punto de vista, un texto fundamental para las políticas de desarrollo de las bibliotecas escolares en nuestro difícil contexto administrativo. En él ya se contemplan las bibliotecas escolares como centros de recursos de lectura, de información y de aprendizaje, como entornos educativos específicos integrados en la vida de la institución escolar.

jose_garcia_1_l2. Llevamos tantos años reivindicando la imperiosa necesidad de que los centros educativos cuenten con una biblioteca que sea el eje sobre el que gire el desarrollo curricular y la vida del centro que a veces perdemos la perspectiva. ¿Por qué es tan importante dotar a escuelas e institutos de un buen BECREA (Centro de Recursos para la Enseñanza y el Aprendizaje), qué les aporta, en qué les enriquece?

Me gustan las palabras “aportar”, “enriquecer”, “contribuir”. Este es el posicionamiento de la biblioteca en un centro educativo. No solo es importante lo que hace la biblioteca escolar sino cómo lo hace y las dinámicas que genera cuando se constituye en un referente cultural, educativo y social. No es que todo tenga que girar alrededor suyo, sino más bien que su presencia y acción procuran unas dinámicas de trabajo más personalizadas e informales que aportan a la enseñanza elementos de calidad, valor añadido y frescura. Esa contribución puede en muchas ocasiones ser sencilla, humilde, silenciosa, pero en otras puede desencadenar acciones movilizadoras muy potentes, especialmente por las dinámicas de trabajo cooperativas propias de la biblioteca escolar y por la articulación de programas para grupos diversos.

Hay otro aporte que no hemos de olvidar. Se trata de su función compensadora paliando desigualdades existentes en el acceso a los bienes culturales. La brecha digital es una realidad en nuestras aulas. La biblioteca debe ofrecer materiales multimedia, libros electrónicos acceso a internet, etc., y mediar para que su utilización sea óptima. También la biblioteca atiende a la diversidad del alumnado ofreciendo acceso, recursos y materiales adecuados.

La biblioteca del centro dispone de una colección de libros y otros recursos informativos seleccionados en función del alumnado, el plan de estudios, las áreas, el plan de lectura, etc. En este sentido, la biblioteca escolar les va a proporcionar tanto al alumnado como al profesorado servicios útiles para el aprendizaje y la adquisición de conocimientos, para encontrarse con experiencias culturales y globales en las que el alumnado adquiera bagaje cultural en interacción con los demás durante el período escolar.

La biblioteca va a garantizar y enriquecer al centro con la generación de ambientes, experiencias y acciones para el aprecio de la lectura literaria, la afición por la lectura en libros electrónicos o de papel y contribuir a la competencia lectora que requiere hoy considerar diversidad de soportes y entornos y de un trabajo escolar conjunto y corresponsable, además de enriquecer la educación literaria.

Otro aporte importantísimo en la sociedad de la información es que ha biblioteca puede hacer realidad, garantizar y graduar para todo el centro las intervenciones relacionadas con las competencias y actitudes para seguir aprendiendo a lo largo de toda la vida, el tratamiento de la información y la competencia digital. Ello requiere no perder de vista que esta actuación articulada para todo el centro procura el saber hacer, el saber estudiar, el saber acceder, organizar y utilizar éticamente la información, estimulando siempre la curiosidad intelectual en un proceso de acompañamiento constante.

Termino significando que la biblioteca escolar es un recurso con capacidad para apoyar a las familias a través de la promoción de actividades de formación de padres y madres de alumnos en su papel de mediadores de la lectura. La apertura de la biblioteca del centro en horario extraescolar para uso de la comunidad educativa permite desarrollar programas específicos de dinamización lectora y apoyo curricular (talleres, encuentro con autores, clubes de lectura…) dirigidos específicamente a las familias.

3. ¿No crees que uno de los motivos por los que los profesores no se terminan de decidir a abandonar el libro de texto y a promover en sus centros el diseño y desarrollo de un riguroso proyecto de lectura, escritura y biblioteca es que aún no han descubierto las posibilidad didácticas que tiene la BECREA para el desarrollo del proyecto curricular? ¿Puedes darnos, en unas pinceladas, algunos argumentos que nos “convenzan” de los beneficios didácticos que aporta la biblioteca al trabajo que se realiza en las aulas?

No creo que uno de los motivos por los que no se cambia de metodología y no se aborda el proyecto al que aludes tenga que ver necesariamente con el conocimiento o no de las posibilidades que tiene la biblioteca escolar. Considero que este asunto tiene que ver más con cuestiones de formación del profesorado, política educativa y cultura profesional.

Ahora bien, allí donde una biblioteca escolar adquiere relevancia en determinadas áreas de trabajo del centro, hay cambios sustantivos y por ahí irá nuestra propuesta de bondades no tanto del uso de la biblioteca como de las dinámicas, propuestas y servicios que de ella emanan para mejorar el trabajo de las aulas. Hay experiencias que nos van indicando que una presencia potente de la biblioteca escolar en el desarrollo de un proyecto educativo se aleja progresivamente de culturas de trabajo muy apegadas a metodologías transmisivas, de escaso trabajo en equipo y cooperativo y poca articulación metodológica y se aproxima más al abordaje en los centros de proyectos de trabajo multidisciplinares utilizando diversidad de fuentes y recursos, al incremento de los vínculos con las familia, a aprendizajes más informales e invisibles, a dotar de mayor sentido la actividad académica, entre otras.

Pero nos faltan estudios sobre el impacto que el trabajo de la BECREA tiene en la mejora de las didácticas. Ahora bien, podemos acudir a otros contextos. En Estados Unidos (Pennsylvania, 2000) se hicieron estudios que indicaban que los resultados de las pruebas de aprendizaje del alumnado mejoraron al aumentar el tiempo de los maestros bibliotecarios dedicado a colaborar con los maestros de enseñanza; enseñar a los alumnos estrategias para el manejo de la información en la biblioteca, de forma independiente a la enseñanza realizada en el aula; ofrecer formación continua a maestros en servicio; participar en comités que trabajan sobre temas curriculares y estándares de aprendizaje y gestionar tecnologías de la información y la comunicación en la escuela.

Dicho esto, hay que señalar que es vital la función de apoyo curricular que realiza la biblioteca en la provisión de recursos, en los servicios de información específicos para los proyectos de aula. Es un apoyo fundamental no únicamente en referencia a los contenidos curriculares que se aportan a través de los recursos sino que es un apoyo a la didáctica. Un apoyo a la didáctica por investigación o indagación que necesita de recursos. Y un apoyo a la docencia para que disponga de materiales seleccionados con que poder confeccionar actividades didácticas sin el uso del libro de texto. Esta es como hemos dicho uno de los puntos clave de la utilidad de la biblioteca escolar. Una función de curador de contenidos más necesaria hoy si cabe, donde lo importante ya no es tener acceso a los recursos, sino la presencia de un agente que realice las tareas o acciones de filtro y de redistribución de contenidos.

4. ¿Cómo contribuye la biblioteca escolar al fomento de la lectura y la escritura?

Por una parte, la biblioteca escolar promueve para todo el centro actividades de fomento de la lectura y la escritura y puede asumir el papel de coordinación y articulación de dichas actividades vinculándolas a las programaciones docentes y al proyecto educativo; por otra, en el marco de la política de gestión de contenidos, la biblioteca escolar realiza la provisión de títulos del itinerario de lectura del centro y coopera en la configuración del mismo.

La biblioteca escolar ha de contemplar en su plan de trabajo un apartado específico dedicado a este ámbito, que se traduce en planificar actividades y actuaciones de carácter general articulándolas en un programa global. Estas acciones emanan de la política de lectura del centro o de su proyecto de lectura. También puede desarrollar acciones específicas a requerimiento del profesorado para apoyar actividades del tiempo de lectura en el aula o del proyecto lector o lingüístico del centro. Por otra parte, la biblioteca realiza la provisión y selección de materiales de lectura adecuados a las aulas en función también de la política de lectura, si está claramente definida.

El repertorio de actuaciones que la biblioteca escolar puede llevar a cabo en pos del fomento de la lectura y escritura es ingente, siendo este el ámbito de actuación más desarrollado en el panorama bibliotecario escolar español. Te pongo un ejemplo del potencial que puede adquirir la biblioteca de un centro educativo si lidera y pone en marcha un servicio de edición, a modo de editorial del colegio o el instituto. Este sería un servicio encargado de recopilar escritos, documentos y producciones en diversos formatos generados en el propio centro educativo; realizar un proceso de edición, distribución, presentación y difusión; organizar la producción interna y su incorporación a la colección; llevar a cabo un programa de formación (talleres de edición digital y en papel); promover publicaciones literarias o informativas del alumnado y del profesorado o de las familias y explotar todo el proceso de edición, etc.

5. Pero la BE también puede favorecer la formación literaria y el desarrollo de la competencia lectora…

Claro que sí. La biblioteca contribuye a la formación literaria y al desarrollo lector del alumnado, pero su estrategia se caracteriza por una intervención más informal y global. Cuando en la biblioteca se realizan actividades de encuentros con escritores o con ilustradores, se llevan a cabo talleres de escritura creativa, se configuran clubes de lectura, se promueven certámenes literarios, etc., se está favoreciendo la educación literaria y la competencia lectora generando ambientes propicios para ello. Hay autores que consideran que la biblioteca ha de dedicarse exclusivamente al fomento de la lectura. Creo que esta visión es reduccionista. Ahora bien, su cometido principal no es la educación literaria, pues esta ha de ser tratada de forma más reglada e impartida por el profesorado especializado.

Lo que sí tengo claro es que la biblioteca escolar ha de convertirse en la generadora de oportunidades y experiencias lectoras gratas al sentir y a la memoria de los alumnos, en la culpable de la afición de leer de las futuras generaciones, en la promotora de ambientes de lectura que construye lectores competentes, en la causante de que a la lectura se le otorgue cada vez más valor social y formativo, en la provocadora, también, en alguna medida, de la proliferación de casos de lectores apasionados por la lectura. Y para ello puede desplegar un repertorio de actuaciones muy adecuado e implementado ya con numerosas experiencias y prácticas exitosas en todo el país.

6. ¿Puedes explicarnos las tres perspectivas de la biblioteca escolar: como estructura de gestión, como agente de mediación y formación y como entorno social y relacional?

Cuando hablamos de estructura de gestión incidimos en las nuevas dinámicas para la gestión de los recursos y eso determina la transformación de las bibliotecas escolares en la actualidad que pasa por repensar los espacios flexibilizando el modelo organizativo y desarrollando colecciones variables y distribuidas, que pasa por liderar en el centro la política de gestión de contenidos (selección y provisión de recursos impresos y digitales,) y, finalmente, pasa por expandir las bibliotecas en la red convirtiéndolas en espacios ubicuos.

En relación a la perspectiva centrada en la mediación y la formación, indicamos que la biblioteca actúa como un agente con capacidad de generar programas para el fomento de la lectura y el desarrollo de la competencia informacional y digital, es decir, acción instructiva, así como de generar servicios de información y acceso a los recursos para facilitar los aprendizajes del alumnado y de las programaciones docentes. Todo ello, siempre en función de los proyectos y necesidades de la escuela.

Por último, tratamos que la biblioteca escolar genere un entorno social de interconexión y colaboración (dinámicas de participación de la comunidad) que actúa de forma presencial con actividades específicas estableciendo vínculos y conexiones que a su vez pueden sostenerse, nutrirse y conservarse en el entorno virtual.

7. ¿De qué modo la BE puede convertirse en un recurso estratégico y aglutinador para hacer de la lectura, la escritura y la educación en información una tarea compartida y asumida desde todas las áreas y por todo el profesorado?

La biblioteca ha de elaborar un plan de trabajo. Ese plan no es consecuencia de la inspiración de un momento de los responsables del recurso sino que necesariamente ha de obedecer al plan de estudios y a las programaciones docentes. Esto quiere decir que sus acciones, sus actividades, sus propuestas han de llevarse a cabo por todo el profesorado y en todas las áreas. He ahí el potencial de la biblioteca como centro que aglutina transversalmente acción educativa, dando coherencia a determinadas líneas del proyecto educativo del centro.

El modo en que la biblioteca afronta estratégicamente su labor tiene que ver con su capacidad de movilizar a ciclos, niveles o etapas completas en torno a actividades y programas comunes de fomento de la lectura y escritura y de competencia informacional. Esto se desarrolla a través de la estrategia de articular programas y servicios para todo el centro. De esta manera la biblioteca puede organizar de forma clara un plan de trabajo completo, posible y operativo.

La clave está en que un recurso, la biblioteca, articule una acción plasmada en un programa específico y que el profesorado perciba los contenidos de dicho programa (sea de fomento lector, competencia informacional, actividad de investigación, etc.) como parte de su actividad docente y del currículo.

8. Señala los principales objetivos que os habéis propuesto Glòria Durban, Ana Cid y tú a la hora de diseñar el curso/taller “Utilidad de la biblioteca escolar en la sociedad red” que abrirá a finales de octubre el ciclo DIÁLOGOS DE OTOÑO 2014.

El primer objetivo que nos hemos propuesto es transmitir pasión por las bibliotecas escolares, reconocimiento por el trabajo que se ha desarrollado y desarrolla en las mismas y, sobre todo, aportar ideas y herramientas para construir entre todos un discurso y un modelo bibliotecario al servicio de la comunidad educativa. Pero entendiendo que es una tarea corresponsable y que las transformaciones esenciales para que la biblioteca adquiera relevancia y utilidad derivan fundamentalmente de la actitud y competencia del profesorado. Evidentemente, la administración ha de dar la cobertura necesaria para que las bibliotecas sean recursos estables y debidamente dotados. De esto no hay dudas.

Otro objetivo primordial es que los asistentes a la formación se lleven una idea global de la biblioteca y de los cambios necesarios para que sus cometidos y ámbitos de actuación ayuden al centro educativo a desarrollar un proyecto educativo de calidad.

También nos interesa aportar información y propuestas realistas a la hora de abordar una actuación en y desde las bibliotecas escolares teniendo en cuenta la complejidad de las organizaciones escolares con el fin de no generar frustración y reconocer el papel de la biblioteca como puente y recurso estratégico para la convergencia entre la cultura impresa y la cultura digital.

Deseamos en última instancia facilitar a los asistentes experiencias, estrategias, recursos y materiales para resituar las bibliotecas escolares en el nuevo contexto digital que abarca la lectura, las competencias informacionales y su esencia social. La biblioteca como agente mediador y formativo en los centros y su enfoque educativo que para nosotros es lo prioritario.

jose_garcia_ponentes

9. Es tiempo de vacaciones pero también de búsqueda de formación en la que participar de cara a mejorar nuestras herramientas didácticas de cara al próximo curso. ¿Qué diferencia este encuentro formativo de los otros muchos que se han celebrado en nuestro país alrededor del tema de la biblioteca escolar? ¿Qué lo hace singular y tan atractivo para docentes y bibliotecarios?

Desconozco la formación a la que previamente han accedido los asistentes, pero intentaré dar algunas razones por las que podemos aportar valor añadido hasta lo ahora realizado en formación.

He optado por las tres miradas y experiencias de las personas que vamos a impartir la formación como un elemento clave de la misma.Me explico. Ana Cid, maestra y psicóloga, trabaja en una escuela pública como responsable de la BECREA a tiempo parcial. Glòria es documentalista, con experiencia en formación y creadora de un discurso potente sobre el quehacer de las bibliotecas escolares en España, que trabaja como bibliotecaria a tiempo total en un centro privado y un servidor es docente que lleva 15 años en la administración dando cobertura a políticas de lectura y uso de las bibliotecas escolares andaluzas. Estos bagajes, en nuestro caso, confluyen en un interés común: convertir las bibliotecas escolares en espacios relevantes y con actividad en los centros educativos al servicio del proyecto educativo. Con sentido y útiles. Creo que estas miradas enriquecen la propuesta formativa.

Nos centraremos en el quehacer de las bibliotecas escolares en la sociedad red y en su utilidad, en las necesidades de cambio que también las bibliotecas han de afrontar junto a la escuela y vamos a recalcar que lo importante es la biblioteca como instrumento para potenciar el desarrollo personal y académico del alumnado, biblioteca al servicio de un proyecto educativo. Abordaremos con un enfoque realista lo que puede y lo que no puede desarrollar una biblioteca escolar en los contextos educativos ante un nuevo universo comunicativo, ante nuevas prácticas lectoras e informacionales y no perdiendo de vista la cultura profesional del profesorado y las peculiaridades de las organizaciones escolares, cada vez más complejas.

Finalmente, y por poner un ejemplo, hay un aspecto que quiero destacar y que marca posiblemente la diferencia con otras propuestas de trabajo. Y es el enfoque de que la biblioteca escolar articule también programas de apropiación de tecnología y competencia digital como talleres de edición digital, de uso de dispositivos electrónicos, de aplicaciones de lectura, herramientas de comunicación, etc., así como también programas para incentivar y configurar entornos personales de aprendizaje. Creo que son nuevas necesidades que la biblioteca escolar debe atender e incorporar en su plan de trabajo

10. Muchos profesionales están un poco cansados y decepcionados por la calidad y utilidad de la formación a la que asisten. ¿Qué metodología emplearéis en el evento de otoño que comentamos?

¿Será un apabullante aluvión de reflexiones teóricas que desmoralice y desmovilice a los asistentes, un taller práctico que ilusione y enseñe a hacer y construir…?
Más de dos décadas en la docencia, en la gestión administrativa y desarrollando formación nos ha permitido ver y reconocer las transformaciones de las bibliotecas escolares en España, con muchos desajustes, ciertamente, según la comunidad autónoma de la que hablemos, pero con avances que abordaremos en las sesiones y con una visión global.

Garantizo a los asistentes que desmoralizar no vamos a desmoralizar. Faltaría más. Décadas con la moral alta en pos de las bibliotecas escolares dudo que desmovilice a nadie, más bien queremos transmitir la pasión que nos hace trabajar día a día en mejorar la utilidad y relevancia de las bibliotecas escolares en el quehacer educativo. Pasión y convencimiento. Porque los tres estamos convencidos de la utilidad de la biblioteca escolar.

Respecto a la metodología, combinaremos, exposición, análisis, participación y uso de materiales producidos por las bibliotecas escolares y otras instancias. Serán sesiones dinámicas, tendremos momentos de trabajo en pequeño grupo para analizar producciones y materiales, para elaborar propuestas de actuación, para dilucidar conclusiones respecto de una experiencia o documento, etc.

11. Por lo que sabemos el ciclo DIÁLOGOS DE LECTURA de Casa del Lector no tiene un planteamiento convencional: ni se trata de intervenciones formativas unidireccionales (en las que un ponente muy sesudo expone, habla, explica y los asistentes solo anotan y asienten) ni los cursos y talleres están diseñados para un perfil determinado y concreto (“solo para docentes”, “solo para bibliotecarios”, “solo para libreros”…). Muy al contrario, se busca la interacción constante, el intercambio de conocimientos y experiencias entre los asistentes, la creación de colectiva de conocimiento… y se procura reunir a un ramillete de profesionales de perfiles muy diversos que ofrecen miradas complementarias y en absoluto excluyentes. ¿Vais a trabajar en esa línea y a potenciar ese planteamiento teórico, didáctico y metodológico?

Buscaremos un aprendizaje situado y dinámico, como ya he indicado. No sé si nos pondremos sesudos, a veces lo somos, pues hay que seguir anotando en esta vida todo lo que haya que anotar y si hay que asentir y disentir pues se hace, sin duda alguna siempre considerando la capacidad de aportar y de reflexionar de los asistentes a la formación, buscando la interacción y la participación.

Teoría y práctica irán de la mano, porque siempre han de ir de la mano, no solo de taller vive el hombre. Queremos dar respuestas prácticas a muchas cuestiones de organización y gestión de las bibliotecas escolares, pero también aportar y construir juntos un discurso clarificador, realista, así como dilucidar conceptos vinculados a la escuela, a la pedagogía. Terminaremos con una mesa redonda y de debate en la que se abordarán temas como los elementos de sostenibilidad, los servicios de apoyo, las redes de bibliotecas escolares, cuestiones que tienen que ver mucho con el presente y futuro de las mismas.

Si tenemos ilusión transmitiremos ilusión. Si estamos convencidos de la importancia de la biblioteca escolar, hoy más que nunca haremos llegar eso a los asistenteds desde tres ópticas muy diferentes ya destacadas y desde planteamientos pegados a las posibilidades reales de trabajo. Pero avisamos, las bibliotecas escolares no son el corazón de la escuela, ni motor de innovación, ni un recurso en el que depositar capacidad de cambiar todas las dinámicas de trabajo de la escuela. Las bibliotecas escolares son escuela. Su acción está vinculada a ella. Otra cosa es que consigamos entre todos convertirlas en recursos relevantes del proceso educativo, en recursos que aporten valor añadido, en centros de recursos para la enseñanza y el aprendizaje que actúan como agentes mediadores y formativos. Este aspecto representa el elemento clave para el futuro de las bibliotecas escolares. En eso estamos.

12. ¿Qué tipo de materiales y recursos pondréis sobre la mesa para desarrollar las diversas sesiones de trabajo?

En España durante la última década la producción de materiales, recursos, portales, etc., dirigidos al ámbito de las bibliotecas escolares ha sido notable. Haremos una exhaustiva selección de lo que consideramos más relevante para los asistentes a la actividad formativa. Les proporcionaremos este filtro informativo sin problemas.

Por otro lado, vamos a utilizar productos generados por las bibliotecas escolares, tanto del profesorado como del alumnado. Conoceremos y manipularemos documentos de referencia publicados por la administración con el fin de para apoyar la acción de las bibliotecas escolares que son de gran utilidad para clarificar y marcar líneas de trabajo tanto en los propios centros educativos como en administraciones y otras entidades que colaboren con las bibliotecas escolares. Asimismo, acudiremos al rico ecosistema de blogs y webs de bibliotecas escolares para indagar en programas, servicios, actividades, etc., que desarrollan las bibliotecas de los centros educativos.
Hasta aquí las sugerentes, rigurosas y enriquecedoras reflexiones de José García Guerrero, sin duda uno de los máximos expertos en la apasionante y compleja temática de las bibliotecas escolares. Os invitamos a comentar esta entrevista aportando vuestras reflexiones, sugerencias y experiencias sobre las bibliotecas escolares en nuestro blog.

Para terminar comentar que desde esta edición, todos las intervenciones formativas del ciclo DIÁLOGOS DE LECTURA, estarán certificadas no solo por la por la propia Fundación Germán Sánchez Ruipérez sino también por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte por lo que tendrán valor a efectos administrativos.

 

8 Comentarios

(SM no se hace responsable de los comentarios realizados por los usuarios).
  • Pingback: Varios | Pearltrees

  • Muy interesante la entrevista a José García Guerrero, a todos los que trabajamos en el ámbito educativo nos interesa cuando se tratan estos temas, muchas gracias!!!!

    Yolanda 27 de Enero de 2015

    Una entrevista muy interesante, llena de aclaraciones, expectativas y reflexiones ante el trabajo que, para muchos, se nos plantea en nuestros centros de trabajo, y que acogemos con una enorme ilusión con el fin de conseguir un entorno que de cabida a la información, la investigación, la curiosidad y la lectura por el placer y gusto en sí misma.
    Muchas gracias!!!

    Auxi 02 de Febrero de 2015

    Una entrevista que si tuviésemos todo lo que plantea sería maravilloso, pero la realidad es otra, voy a poner un caso real. En mi centro no hay espacio para la biblioteca, así que la hacemos donde podemos. No hay ni conexión a internet continuada para poder meter los libros en Abies, así que te pones a meter y en lo más oportuno tienes que repetir la operación porque se fue la red. Los libros, tienen algo más de XX años, están inadecuados y deteriorados, la Junta no nos da presupuesto para comprar nuevos y del presupuesto del colegio se tiene que sacar dinero para otras cosas más importantes. El responsable de bibliotecas ni tiene las horas que establece la Ley ni eligió su equipo de apoyo, ni puede pedir mucho, pues la respuesta es la misma” esto es lo que hay”.
    Creo sinceramente que hay demasiadas buenas voluntades y poco compromiso por las dos partes.

    Asun 13 de Marzo de 2015

    Me ha parecido una entrevista muy completa y me hace reflexionar sobre las actividades que últimamente hemos llevado a cabo en la biblioteca de mi centro escolar ya que quizá nos haría falta articular ese recurso en un programa más específico y sobre todo que el profesorado lo perciba como parte de su actividad docente y del curriculo es fundamental y ahí creo yo que no acabamos de conseguir.
    También creo que falta infraestructua actualizada. Falta de medios.

    Juan 14 de Marzo de 2015

    Comparto la idea de que la biblioteca escolar, desde la riqueza y diversidad que ofrece o debe ofrecer, puede y debe convertirse en el recurso que expone José. Si de la lectura tuviera que comentar algo relacionado con la realidad y que no está sólo en el ámbito del deseo, de la voluntad y el esfuerzo, es lo que se señala en la afirmación de que “los resultados de las pruebas de aprendizaje del alumnado mejoraron al aumentar el tiempo de los maestros bibliotecarios dedicado a…”, aumento temporal totalmente necesario, pues con las tres horas de coordinación que en Andalucía disponemos para la coordinación y lo difícil, por la disponibilidad horaria, de contar con equipos de apoyo, es muy complicado hacer la necesaria tarea de convertir la biblioteca en un centro de recursos educativos y de apoyo; coordinarse con los distintos tos equipos de nivel, ciclo o etapa; llevar a cabo la tarea más burocrática de catalogación, préstamos, expertos, …; etc.

    Asun 17 de Marzo de 2015

    Me parece muy acertada la reflexión que hace Auxi en su comentario.La entrevista nos plantea propuestas y reflexiones que están muy bien, pero la realidad a la que nos enfrentamos en algunos centros es que la biblioteca escolar no está realmente integrada en el Plan de Centro y el profesorado tampoco colabora mucho en que sea un eje en el desarrollo curricular y un recurso a su alcance.

    Gemma Patricia 21 de Enero de 2016

    Me ha parecido muy interesante la entrevista, ya que se proponen alternativas funcionales a la biblioteca escolar, centradas en el uso didáctico y enriquecedor de la misma.

    Déjanos tu comentario

    Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

    *:

    *: