¿Qué hacer ante…? Consejos para tratar a niños problemáticos. I

09 de octubre de 2014
1
¿Qué hacer ante…? Consejos para tratar a niños problemáticos. I

El niño agresivo y desconfiado

El caso

Rafa es un niño adoptado de 8 años que cursa 3º de Primaria.

En clase se comporta de una forma muy agresiva, las rabietas y las pataletas son continuas e incontrolables, llegando al punto de morder a los profesores. Tira mesas, sillas, lanza todo lo que pueda encontrar.

Su infancia ha sido difícil, se ha sentido “solo“, por lo que la inseguridad es una característica destacable en él. Tiene miedo a querer y a confiar en alguien porque cree que le va a hacer daño, por lo que se ha construido una coraza que le envuelve y es muy difícil acercarse a él. Su forma de evadirse de la situación es mostrándose agresivo con todas las personas que le rodean.

¿Qué podemos hacer?

Para terminar con los “ataques de agresividad” de Rafa tenemos que colaborar con el orientador del centro y con sus padres.

Es importante que el niño reciba mucho cariño y comprensión por parte del profesor y de su familia aunque él no parezca aceptarlos. Debemos tener muy presente que hay que ser firmes con él y no mimarlo, dándole todo lo que pida. Siempre que se le dé una negativa o una reprimenda se debe intentar que Rafa comprenda por qué no está bien lo que ha hecho; por ejemplo si ha pegado o mordido a alguien se le puede preguntar si le gustaría que se lo hicieran a él. Es fundamental que mantengamos la calma al regañarle, si le gritamos, estaremos enseñándole una forma de actuar que no queremos que imite.

El niño que interrumpe continuamente la clase

El caso

Martín es un niño de 10 años, que cursa 5º de Primaria. Su interés por los estudios es muy bajo, y sólo le interesa todo lo relacionado con las motos y los coches. Es el pequeño de tres hermanos, y la diferencia de edad con ellos es grande.

En clase intenta llamar la atención, molestando a sus compañeros durante las actividades. Su integración en clase es muy difícil, sus compañeros le rechazan y no quieren ninguna relación con él.

Al no destacar en las calificaciones necesita llamar la atención molestando a sus compañeros constantemente.

¿Qué podemos hacer?

Llamar la atención, molestar e interrumpir la clase son las conductas problemáticas de Martín. Estas conductas negativas provocan el rechazo en las personas que lo rodean (profesor-compañeros).

Para ayudar a Martín puede ser eficaz darle protagonismo pero de forma positiva. Se le puede nombrar responsable de ordenar y cuidar la biblioteca de clase, responsable de guardar el material común (tijeras, pegamentos…). El refuerzo positivo oral por parte del profesor, es muy importante; “mirad el dibujo de Martín, es precioso, está muy bien”, esto hará que se motive y estimule para realizar mejor sus tareas, y que se sienta integrado en el aula. Estas tareas ayudarán a que se sienta importante en clase, por lo que ya no necesitará molestar continuamente e interrumpir clase.

Es importante la colaboración con la familia de Martín, sus padres y hermanos deben demostrarle cariño y apoyarle en las tareas

El niño que llora para conseguir lo que desea

El caso

Rubén es un niño de 9 años, es hijo único y esta muy acostumbrado a obtener siempre todo lo que se le antoja. Cuando las cosas no salen como él quiere se enfada, pierde el control sobre si mismo, se vuelve agresivo contra sus compañeros, diciendo palabrotas, y dando patadas a las cosas, tirando las mesas, las sillas… Cuando pasa un rato y ya soluciona su problema se arrepiente y pide perdón. A Rubén le cuesta mucho compartir tanto el material de la clase como la atención del profesor, no sabe esperar a que el profesor termine con otro de sus compañeros antes de atenderle. Sus padres le complacen continuamente en todo y cuando intentan imponerse, el niño coge una de sus rabietas y sus padres terminan cediendo a sus deseos.

Este tipo de casos suele aparecer desde edades muy tempranas hasta los 12 años, siendo más acentuado en los niños que son hijos únicos, ya que no están acostumbrados a compartir con hermanos, tanto los juguetes como el cariño de los padres.

¿Qué podemos hacer?

Para conseguir que Rubén deje de tener estas rabietas tenemos que empezar a ignorarle cuando se ponga a llorar y patalear. No debemos intentar razonar con él cuando esté gritando, seguiremos con nuestra clase o con lo que estuviéramos haciendo. En el momento que termine su rabieta podemos comenzar a hacerle caso otra vez, pero no comentaremos nada de los sucedido.

Al principio nos resultará difícil mantener esta actitud porque Rubén tendrá más rabietas y más intensas para conseguir llamar nuestra atención. És importante tener paciencia y aguantar sus llantos si queremos que este comportamiento termine.

Sería aconsejable hablar con la familia y decirles que sean firmes y no cedan a los chantajes que el niño pueda hacerles. Debemos intentar razonar con él cuando esté tranquilo, Rubén tiene que entender que no siempre puede obtener lo que quiere.

En estos casos, el trabajo continuo y coordinado entre padres y educadores es fundamental ya que permitirá la modificación de conducta del niño en todos los ámbitos.

1 Comentarios

(SM no se hace responsable de los comentarios realizados por los usuarios).
pilar francisca gonzalez pelaez 19 de enero de 2015

Mi hijo de 10 años no acepta una orden cuando le ordenamos algo no kiere se pone mal y cuando juega algo por egemplo pley o mobil empieza a ponerse nervioso y patalear y gritar

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: