Lo que la tecnología no puede enseñar, Marc Prensky en los Encuentros con Savia

27 de Octubre de 2014
7
Lo que la tecnología no puede enseñar, Marc Prensky en los Encuentros con Savia

 

Marc Prensky, uno de los gurús mundiales de la educación, estuvo este martes en Encuentros con Savia que el grupo SM celebró en la Casa de América en Madrid. En esta ocasión cerca de 200 profesores se acercaron a ver a Prensky, quien ha apostado por introducir en los planes educativos asignaturas que ayuden a alumnos a aprender habilidades como el pensamiento efectivo, el juicio, la meditación, la programación de máquinas, la empatía o el coaching.

“Hay que cambiar las asignaturas antiguas por pensamiento, acción y relaciones efectivas para que así los alumnos consigan logros en el mundo real. Necesitamos conocer la pasión de cada uno de nuestros alumnos individualmente, su interés más fuerte, y actuar en consecuencia porque es el mejor motivador”.

Una hora de exposición y, lo que no es tan habitual, otra hora entera en la que, a través de unas tarjetas, profesores y asistentes pudimos preguntarle directamente a él lo que nos vino en gana. Un formato interesante con un buen feedback, la verdad. A pesar de que fue Prensky quien inventó los términos nativo digital e inmigrante digital, en su charla nos habló lo justo de tecnología. En la línea de El Elemento de Ken Robinson, insistió varias veces, tanto durante su charla como la hora posterior, en que la motivación verdadera proviene sólo de la pasión individual. Si como profes nos seguimos dejando esclavizar por los temarios, no estaremos haciendo educación para el siglo XXI.

Prensky nos contó, serenamente, que el objetivo de la educación no debe ser, ¡oh, herejía!, aprender. Para él, el objetivo de la educación debe ser ayudar a los alumnos a convertirse en quienes quieren ser (y, en contra de lo que lo tópicos nos dicen, niños y jóvenes suelen querer convertirse en buenas personas, en gente capaz, en alguien valioso… curioso, ¿verdad?). Igualmente recalcó que la educación debe basarse en la realización personal, en la ejecución de proyectos reales que interesen de verdad a los alumnos. Nos habló incluso de un currículo de logros en oposición al currículo tradicional. En definitiva: menos contenidos, más humanidad.

Y es que, para Prensky, deberíamos empezar a desplazar los currículos y los planes de estudios hacia los márgenes del sistema. ¿Qué hacemos los docentes que no nos hemos puesto ya a enseñar, por ejemplo, control del estrés, meditación, liderazgo, programación, negociación, coaching, resolución de conflictos? Hoy en día los contenidos y los temarios ya están accesibles a un toque de pantalla de tablet o de móvil.

Por eso los profes deberíamos dejar, de una vez, de creernos únicamente transmisores de conocimiento y reconvertirnos en asesores, acompañantes, coaches, aceleradores de capacidades y competencias, escuchadores… Los docentes, o nos hacemos conocedores de las pasiones de los alumnos o no seremos los maestros que nuestros alumnos necesitan.

Yo, malpensado de mí, me presenté en Encuentros con Savia esperando que Prensky acabaría vendiéndonos algún producto, suyo o de SM. Y no. Sólo nos vendió optimismo, advirtiéndonos, no obstante, de que el cambio en educación tiene un precio y que lleva su tiempo. Me hizo sentir apoyado de verdad cuando nos aclaró que esta nueva educación ¡nos la estamos inventando! Por lo tanto, como docentes que somos, tenemos el derecho y el deber de experimentar. Y es que lo innovador es, por definición, inacabado.

 

Profes: vivamos sin miedo en esta experimentación continua desde este paradigma de la educación global.

Padres: entended ya que el contexto es nuevo, que vuestros hijos necesitan actualizarse y que los profes sólo podrán ayudarles en su actualización a través de la experimentación. No queráis darles una educación como la de hace cien años. No añoréis la educación que tuvisteis vosotros. Ya no les sirve.

Como experimentado comunicador, Marc Prensky nos regaló durante su conferencia varias frases de impacto. Me quedo con ésta a modo de resumen: “A partir de ahora, la frase estrella del profesor a sus alumnos debería ser: ¡SORPRÉNDEME!”

A menudo pensamos que los niños deben ir al cole o al insti porque necesitan saber ciertas cosas (generalmente el dichoso currículo, como el que nosotros enfrentamos en su día), pero eso es sólo una creencia que no nos permite avanzar más allá. Creamos más y mejor en nuestros alumnos. Hagamos, pues, lo posible para que nuestros chicos y chicas puedan de verdad sorprendernos. Se lo merecen ellos y nos lo merecemos nosotros.

Ismael Mena Martín

Profesor de ESO y editor TIC

Encuentros con Savia

Ismael Mena con Marc Prensky en Encuentros con Savia

 

 

7 Comentarios

(SM no se hace responsable de los comentarios realizados por los usuarios).

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: