¿Qué hacer ante…? Consejos para tratar a niños con dificultades en la lectura y escritura

10 de Marzo de 2015
1
¿Qué hacer ante…? Consejos para tratar a niños con dificultades en la lectura y escritura

El niño con dificultades en la lectura

El caso

Pedro es un niño con enormes dificultades en la lectura comprensiva de los textos. Presenta también problemas de lectura expresiva, ya que la entonación y el ritmo de lectura no es el adecuado.

Este problema es un fenómeno bastante frecuente que suele aparecer entre los 6 y los 8 años de edad, cuando los niños están adquiriendo las bases de la lecto-escritura. Estas dificultades en la lectura pueden agravarse si no se abordan cuanto antes, ya que la lecto-escritura es la base de los posteriores aprendizajes, y por lo tanto una premisa imprescindible para evitar el riesgo del fracaso escolar.

¿Qué podemos hacer?

El profesor puede proponer muchas actividades para ayudar a los alumnos a resolver sus dificultades de lectura.

Antes de leer un texto, el profesor explicará a los alumnos el tema general de la lectura. Intentará recordar todos los conocimientos previos que los alumnos tengan sobre el tema a través de preguntas abiertas. Es importante que el profesor anime a los alumnos para que formulen preguntas sobre el tema de la lectura.

Una vez que tienen una noción básica de lo que se va a leer, será mucho más fácil comprender el texto. Cuando lo hayan leído, el maestro ayudará a los alumnos a extraer las ideas más importantes, y relacionarlo con los conocimientos anteriormente expuestos. Para mejorar el ritmo y la entonación en la lectura el profesor recomendará que lean despacio haciendo todas las inflexiones que aparezcan en la lectura, eso también ayudará a que la comprensión del texto mejore.

Errores en la escritura

El caso

Álvaro es un niño de 7 años que tiene problemas con la escritura, su letra es desproporcionada, no guarda continuidad y no respeta los márgenes.

Este caso se conoce como “disgrafía”. Suele aparecer en el primer ciclo de Primaria que es cuando el niño adquiere los conocimientos de la lecto-escritura. Es un problema bastante frecuente con unas expectativas de recuperación ptimistas.

Estas dificultades de escritura desaparecen con un trabajo continuo y sistemático.

¿Qué podemos hacer?

Para mejorar el gesto fino de la escritura, el profesor se puede apoyar en todos los ejercicios de recorte, doblado, plastilina …

Estas actividades desarrollan la flexibilidad al mismo tiempo que la firmeza de la motricidad fina.

Los juegos de bolas, de cartas, las marionetas… permiten ejercitar la flexibilidad de los dedos y la coordinación de las manos, además de proporcionar al niño la posibilidad de expresión.

Ejercicios de repasar líneas, números, dibujos, letras… permiten que el niño tenga un control motriz sobre su brazo y su muñeca, y así pueda conseguir una mayor soltura en la ejecución de las letras.

Escribir entre dos líneas permite al niño visualizar el espacio del que dispone para realizar la escritura y por lo tanto mejorar así la regularidad de las letras.

Debemos recordar que antes de poder pedir una copia al niño o niña debemos ofrecerles modelos estandarizados que les puedan servir de apoyo.

1 Comentarios

(SM no se hace responsable de los comentarios realizados por los usuarios).

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: