Conversando con Juan Antonio Núñez y Pilar Castro

28 de Abril de 2015
2
Conversando con Juan Antonio Núñez y Pilar Castro

JA Nunez_650

Juan Antonio Núñez Cortés es doctor en Educación por la UAM, licenciado en Filología Hispánica por la UCM. Ha obtenido el Premio Extraordinario de Doctorado y el VI Premio Nacional Pedro Rosselló de la Sociedad Española de Educación Comparada. Ha cursado el Máster en Formación de profesores especialistas en la enseñanza del español como lengua extranjera (período presencial) (UCM) y el Posgrado Oficial Máster en Calidad y mejora de la educación en la UAM.

 

Es coordinador de Magisterio en la Universidad San Pablo CEU y profesor en el Departamento de Filologías y su Didáctica, de la UAM (grados de Educación Infantil y Educación Primaria). Ha trabajado como asesor externo de la Unidad Española de Eurydice, de la Comisión Europea en el estudio Teaching Reading in Europe: Contexts, Policies and Practices. Ha impartido cursos y/o conferencias en instituciones o universidades extranjeras. Sus intereses investigadores se centran en la didáctica de la lengua, en concreto en la comprensión la lectura y la escritura académica; y en la política educativa.

PIlar Pontevedra 2015

Pilar Castro es doctora en Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid, profesora de Lengua y Literatura Castellana en institutos de educación secundaria; crítico literario en periódicos culturales nacionales. Ha impartido clases de Literatura en la Universidad Carlos III de Madrid y diversos cursos de formación del profesorado (infantil, primaria y secundaria) relacionados con estrategias de comprensión lectora y aprendizaje y creatividad.

Ha publicado la antología Doce cuentos españoles del siglo XX. Editorial Anaya, 2002. Posee una dilatada experiencia en el fomento de la lectura y de la escritura como profesora, labor por la que ha recibido reconocimientos como el Premio Giner de los Ríos de Innovación Educativa en el área de Humanidades en 2011 (Fundación BBVA y Ministerio de Educación) por el trabajo “Pensando en 20 grandes escritores del siglo XX”. En la actualidad dirige y coordina el proyecto lector de un centro de educación secundaria de la Comunidad de Madrid.

1. Durante los próximos 29 y 30 de mayo impartiréis el taller `Enseñar a leer siendo críticos. Comprensión lectora de Infantil a Bachillerato´ en Casa del Lector dentro del ciclo DIÁLOGOS DE LECTURA (http://casalector.fundaciongsr.com/story.php?id=1955). Seamos claros: ¿por qué debemos acompañaros en vez de disfrutar de un espléndido fin de semana primaveral madrileño?, ¿qué nos ofrecéis de novedoso que nos seduzca más allá de la formación convencional?

Juan Antonio: Quiero creer que se puede disfrutar de un espléndido fin de semana primaveral madrileño en Casa del Lector, participando y siendo protagonista, junto con otras personas interesadas en la lectura, en un taller centrado en ella. No es un taller en donde se ofrece una retahíla de actividades de animación y fomento de la lectura. Está centrado en la competencia lectora y quiere responder a algunas preguntas: ¿cómo leemos?, ¿por qué lo hacemos así?, ¿cómo podríamos leer y enseñar a leer de otra manera?

Pilar: Mi propuesta solo pretende mostrar un modelo, resultado de una larga experiencia de trabajar la lectura, la reflexión y la creación con los alumnos, de forma dinámica, flexible y siempre contando con lo que mueve los intereses de cada momento. El mundo avanza a gran velocidad y no podemos, no debemos, perder de vista hacia dónde se dirige su mirada sin dejar de atender a la obligación de sugerir nosotros, desde nuestra formación, la dirección que la enriquece.

2. ¿Cuál es el principal objetivo que os planteáis al diseñar este taller? ¿Qué pueden esperar las personas que os acompañen en esta iniciativa formativa?

JA: El principal objetivo del taller es generar un espacio de intercambio de ideas y propuestas para que los asistentes reflexionen sobre qué es leer, qué hacemos cuando leemos y enseñamos a leer y cómo podemos trabajar la comprensión lectora tanto en las aulas como con nuestros hijos.

Pilar: Lo deseable sería que quienes nos acompañen salgan con la idea de que las propuestas escuchadas les pueden servir, y con entusiasmo y ganas para activarlas en su papel de mediadores.

3. Si la lectura es una competencia imprescindible en todos los ámbitos de la vida que está estrechamente vinculada con la participación en la sociedad, el pensamiento crítico y el aprendizaje a lo largo de toda la vida, ¿por qué no somos capaces de construir un sistema educativo que permita nuestros estudiantes terminar la escolaridad obligatoria y universitaria siendo lectores plenamente competentes?

JA: Al terminar la escolaridad obligatoria muchos estudiantes son buenos lectores, tienen competencia lectora. La situación no es la deseable, ni mucho menos, pero tampoco es dramática porque hay margen para el cambio. Es cierto que los informes internacionales sobre evaluación de la comprensión lectora señalan que en España los resultados no sonlos esperados y buena parte de la responsabilidad, sin duda, la tiene el sistema educativo. En líneas generales, creo que hay dos respuestas a esta pregunta, dos motivos justifican que haya muchos estudiantes que no son competentes. En primer lugar, por la ausencia de consenso por parte de los partidos políticos en el modelo educativo que se quiere llevar a cabo. Solo a medio y largo plazo el cambio educativo termina calando. Por otro lado, porque desde hace mucho tiempo más que enseñar a leer, se enseña a creer que se sabe leer.

Pilar: A veces preocupa más la idea de que les tiene que gustar leer, que la de mo enseñar a disfrutar de la lectura. Y solo se puede disfrutar de aquello que se comprende, y hacia lo que nos han conducido con el respaldo de la empatía y el afecto. Después vendrá el disfrute. Se invierten los términos del aprendizaje, se confunden los objetivos y el sistema sigue imponiendo una línea excesivamente teórica, con poco lugar para la práctica real de esa competencia imprescindible.

4. ¿Se hace, quizá, demasiado énfasis en la dinamización de la lectura y poco en la formación lectora y literaria?

JA: Sin duda alguna y esto se debe a que se ha encontrado en la dinamización de la lectura un componente lúdico que acerca a los niños al libro, a los textos sea cual sea su soporte. Pero esto sabemos que no es suficiente pues luego los niños dejan de leer. ¿Y por qué? No solo es porque haya un mundo tremendamente sugerente al lado del de los libros sino porque se terminan aburriendo porque no comprenden lo que leen. ¿Cuántas veces hemos estado pasando los ojos por las páginas sin enterarnos de nada? El niño lo intenta una, dos veces, pero luego busca y encuentra otras actividades mucho más sugerentes para él. Si no se comprende, se deja de leer, por mucha piruleta con forma de Quijote y Sancho.

Pilar: Depende de las etapas educativas: en infantil y primaria se insiste en la dinamización de la lectura, y se trabaja la creatividad a veces de un modo muy efectivo. Pero en ocasiones falta formación en los responsables de esas etapas, y la creatividad también necesita un soporte teórico, y unas pautas que definan el método y los objetivos de los diferentes ciclos.

En secundaria y bachillerato, por el contrario, prima la formación lectora y literaria, y sería un salto adecuado si se tuviera en cuenta que eso no significa prescindir de la dinamización de la lectura. Creo que la formación debería respaldar la actuación de los educadores con propuestas en las que el respaldo teórico conviva con propuestas prácticas y efectivas.

5. Parece que la competencia lectora se ha convertido en una de las prioridades de los sistemas educativos, conscientes de que esta es un requisito fundamental para desenvolverse en la sociedad del siglo XXI. Pero, ¿consideráis que el profesorado tiene formación suficiente sobre la materia? Lo digo porque los futuros docentes se quejan de que reciben una formación insuficiente sobre la diversidad de estrategias que puede desplegar una persona cuando realiza un acercamiento a un texto a fin de comprenderlo y adueñarse satisfactoriamente de él…

JA: Hay profesores que llevan a cabo iniciativas para el desarrollo de la comprensión lectora de sus estudiantes muy interesantes y significativas. Están motivados y trabajan para el cambio. Son muestras evidentes de compromiso con su propia formación para ser buenos docentes. No obstante, sí es cierto que la formación inicial del profesorado tanto de educación infantil y primaria como de secundaria, no atiende ni en calidad ni en cantidad al desarrollo de la competencia docente para enseñar lengua y, en concreto, lectura y escritura. Sus planes de estudio son amplios y están plagados de multitud de materias. Todas las disciplinas reivindican más espacio y esto es legítimo. Quizá la solución estaría en fomentar una reflexión centrada en la práctica.

Pilar: Mi experiencia en formación del profesorado me ha corroborado dos cosas: los profesores de infantil y primaria responden a la formación y no dudan en confesar carencias a las que a veces no se da la respuesta adecuada. En la siguiente etapa la oferta oficial es, en ocasiones, teórica en exceso, alejada de las necesidades reales en el aula, y con falta de propuestas de modelos que refuercen al profesorado en sus iniciativas.

6. En el programa del taller decís que mostraréis las principales tendencias en torno a la enseñanza y la evaluación de la lectura. ¿No dais un avance de ellas?

JA: Antes de nada, hay que señalar que el hecho de que algunas formas de evaluar la lectura sean en la actualidad una tendencia, no conlleva que estas sean –bajo mi punto de vista- las mejores. Lo último no tiene por qué ser lo mejor. Ni tampoco lo impuesto desde los organismos internacionales que evalúan la competencia lectora es lo único que haya que hacer ahora, como parece que se está proponiendo. En cuanto a las tendencias de enseñanza de la lectura y su evaluación, se pretende en el taller reflexionar sobre cómo lo hacemos y cómo podemos y debemos hacerlo. Los enfoques eminentemente lingüísticos basados, por ejemplo, en la búsqueda de información, son necesarios pero una visión de la lectura solo centrada en esto sin duda ya ha quedado obsoleta. Lo mismo sucede con el enfoque psicolingüístico. No hay duda de que la lectura es un proceso cognitivo pero es también una actividad eminentemente sociocultural, y a este enfoque se le ha dado poca importancia.

7. ¿Qué importancia otorgáis a manejar un abanico amplio de recursos a la hora de desplegar la didáctica de la lectura?

JA: Es importante que haya un amplio abanico de recursos siempre y cuando estos sean significativos y se pongan al servicio de los fines últimos de la didáctica de la lectura que son leer para aprender y sentir gusto por la lectura. Los recursos tendrán que atender a las complejas dimensiones del acto de leer sino, aunque sean muchos, serán insuficientes.

Pilar: La flexibilidad y el rigor deben sumarse para establecerse como PAUTA importante a la hora de desplegar recursos: es fundamental conocer a los destinatarios, sus intereses y motivaciones antes de hacer propuestas. Como también lo es PAUTAR una propuesta de forma seria y rigurosa: a veces la didáctica de la lectura se nutre de ocurrencias fallidas por no tener en cuenta el trabajo previo a todo proyecto, por pequeño que sea.

8. Y hablando de recursos, ¿no creéis que uno de los motivos por los que los profesores no se terminan de decidir a promover en sus centros el diseño y desarrollo de un riguroso proyecto de lectura, escritura y biblioteca es que aun no han descubierto las posibilidad didácticas que tiene la biblioteca para el desarrollo del proyecto curricular?

JA: En España hay buenos expertos en bibliotecas escolares pero me preguntoen cuántas facultades de educación están. La idea que tienen muchos maestros de la biblioteca se gestó cuando eran niños en el colegio y no es especialmente buena. En general, pese a que en algunos lugares se hace de manera más que eficiente, al maestro no se le ha puesto en su formación inicial delante de una biblioteca.

Pilar: Seguramente es así. En el caso de las bibliotecas públicas hay una incesante actividad en torno a la lectura, especialmente para edades tempranas, y tiene una respuesta excelente. Luego es una demanda necesaria. Al llegar a otras edades se paraliza: los centros públicos de educación secundaria no tienen un especialista que sea responsable (dinamizador) de la biblioteca/mediateca, es una carencia histórica acentuadacon los recortes impuestos y la consecuencia es el abandono de las actividades en torno a ella. Las mejores intenciones de quienes se preocupan por el tema no bastan. No existe tiempo efectivo, ni apoyos reales, para atender un recurso incuestionable.

9. Una idea llamativa del taller está presente ya desde su título: “Enseñar a leer siendo críticos”. ¿No creéis que esa es precisamente la clave de la formación literaria y, por extensión, del proceso educativo?: mientras no hagamos lectores y estudiantes críticos, poseedores de un pensamiento propio bien definido, crítico, autocrítico y divergente, no lograremos construir una sociedad más desarrollada, solidaria y creativa.

JA: No solo es la clave de la formación literaria sino que ha de ser parte de la esencia de las personas. La literatura es fuente de placer pero también es un medio para desarrollar la criticidad. Sin embargo, no es el único, es uno más en el que el lenguaje verbal cobra más importancia. La lectura en la escuela tiene que estar al servicio del desarrollo de esa criticidad. Y se encuentra en una situación aventajada frente a otras actividades pues para leer de manera completa no solo tenemos que ponernos en la situación del otro sino cuestionarnos a nosotros mismos. Podemos leer siendo nosotros pero sin dejar de ser conscientes de que leemos a otro y que este otro es diferente. Tenemos derecho de leerle a través de nuestra forma de ver el mundo, pero el otro también tiene derecho a que se le lea poniéndonos en su situación.

10. Pilar, parece que tu intervención tenderá a incluir el modelo práctico de cómo dinamizar la lectura en un centro, no solo en el aula. Dado el planteamiento del taller, ¿estaríamos hablando de estrategias como las que has desarrollado en tu larga trayectoria?: “Un texto y una mirada”, “Palabras que hablan de mí” y “Un libro en mi camiseta”.

Leer debería ser un objetivo social, un asunto de todos, especialmente padres y docentes, no solo de los profesores de Lengua. Si entre las estrategias que buscan construir y formar lectores incluimos el modelo de todos los adultos que formamos parte de una comunidad educativa, leyendo y participando de algún modo en proyectos que dinamicen la vida cultural del centro, estamos enseñando lo que la teoría se limita a enunciar: si tú lees, ellos leen, o al menos –habría que añadir- se interesarán por la lectura. Siempre y cuando (añadimos desde aquí) prime la consideración de dar respuesta a sus intereses lectores.

????????????????

11. Has dicho numerosas veces, Pilar, que “leer, escribir, crear… (en ese orden), con palabras y con imágenes, ese es el objetivo”. ¿Por qué estos pasos pueden constituir el hilo conductor de múltiples proyectos didácticos, qué enseñan, qué facilitan?

Porque el discurso de cómo formar lectores resulta repetitivo y ajeno a las condiciones de los lectores más jóvenes. Con todos los estímulos digitales que tienen, leer no puede estar entre sus prioridades, pero sí entre sus inquietudes. Primero deben disfrutar leyendo, entendiendo lo que leen, hablando de ello, creando nuevos textos. Si a recursos de siempre añadimos el estímulo de la imagen, que es el que impregna su retina, tendremos que reparar en que habría que enseñar a leer toda esa ingesta de imágenes que día a día engullen. Si aprendemos nuevas formas de enseñar, podemos obtener un discurso más amplio y más rico en defensa de la lectura.

Escribir sobre una experiencia puede resultar atractivo si uno sabe cómo hacerlo, pero hasta que llega ese momento hay que enseñar cómo se aprende a mirar (el cuento, la historia, las imágenes que la forman…), a pensar en lo que observamos y descubrimos, y descubrir cómo contar lo que vemos, lo que sentimos frente a los observado (o escuchado) y por qué queremos escribir sobre eso.

Así, enseñar a leer, escribir y crear, en este orden, facilita la relación con la lectura, con la comprensión y con la creación.

Un libro en mi camiseta_650

12. ¿Debe la escuela contribuir a que palabras e imágenes convivan de modo nutritivo y colaborativo multiplicandolas posibilidades comunicativas de nuestros estudiantes? ¿Qué se puede esperar de esa interrelación?

Pilar: En mi opinión se puede esperar mucho si se sabe conducir el diálogo necesario entre los dos lenguajes. Y creo que, sin duda, enriquece la sensibilidad de quienes enseñan y aprenden a manejarlo. A veces es la falta de reflexión lo que subyace (el ritmo y la intensidad que domina la vida diaria priman sobre el reposo, imprescindible para que haya reflexión); otras son las carencias de quienes estamos en educación las que limitan el discurso a la palabra, que es insustituible, pero se agranda si ampliamos el enfoque hacia lo que alimenta a quienes están aprendiendo a escuchar, a mirar y a crear.

13. Defiendes, Pilar, que siempre hay que leer con las chicas y chicos, hablar con ellos de libros, comentar, descubrir, discutir, enseñar a escribir sobre la experiencia de la lectura, sobre percepciones, sobre libros,… siempre de su lado, con ellos. Y proponer actividades creativas que signifiquen el manejo real del lenguaje, sean palabras o imágenes. ¿Por qué es tan importante este planteamiento?

Porque todos esos verbos tienen que conjugarse como una experiencia positiva; porque aprender es un recorrido que necesita de la compañía de un adulto dispuesto a exigir, pero también a ser flexible, a escuchar lo que entiende o no entiende el que aprende, lo que gusta o disgusta de un libro. Leer con ellos es compartir esa lectura sin convertirla únicamente en una obligación que remita a un examen exigido para una nota que, por supuesto, debe ser aprobado.

Enseñar a leer es enseñar a pensar sobre lo que se lee. Que no es poco. Y eso no es posible aprenderlo solo, mucho menos a partir de los 12 años, que es cuando se resisten por el esfuerzo que supone detenerse a leer, escuchar, lo que el libro dice, y pensar en algunos aspectos del libro que solos, a lo mejor, no perciben. A los adolescentes les gusta hablar y ser escuchados, pero son impacientes y la escucha exige aprender a ser pacientes. Explicar eso es “leer con ellos”. Dar respuesta a sus negativas, a su indolencia en muchos casos, es también “leer con ellos”. Lanzar diferentes propuestas lectoras para que elijan, hablar de ellas, dirigirse directamente a unos y otras para animarles con el libro que no les va a defraudar es otra forma de “leer con ellos”. Razonar con ellos, explicar que para hablar sobre un libro, incluso para justificar que no nos ha gustado, hay que leerlo, es un desgaste añadido al imperativo de leer. Pero es otra forma que subyace al enunciado “Leer con ellos”.

La impaciencia por acabar es el motor que mueve a lectores jóvenes. Acompañarles es enseñarles que escuchar lleva su tiempo, con los libros y con los amigos, a cambio aprender a escuchar nos hará mejores personas.

14. Una pregunta delicada: ¿debemos tomar el mundo emocional como referente ineludible para leer, escribir y crear con los niños y jóvenes, ideando proyectos que animen a la expresión y a la creación?, ¿no corremos el riesgo de que se sientan violentados?

Pilar: Tener en cuenta el mundo emocional de los lectores jóvenes, desde las edades más tempranas a las más difíciles de conquistar para la acción de leer (12 a 18 años), es imprescindible. El mundo emocional es el gran aliado si se sabe manejar, dentro y fuera del aula: para elegir libros, proponer temas de discusión, incentivar la creación personal, para reforzar a los más inseguros y ayudar a crecer a los que responden a estímulos creativos de forma inmediata. Existe una ortodoxia académica a la que no responden muchos jóvenes que, en cambio, sí pueden responder cuando se les empuja a participar de actividades donde se descubren valorados, y donde descubren a otros habilidades que solo se manifiestan si se tiene en cuenta otras inteligencias.

15. ¿Qué opináis de Lectyo (http://www.lectyo.com/) la red social sobre lectura creada por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez que trata de ser un punto de encuentro para profesionales relacionados con el libro -mediadores, autores, editores, bibliotecarios, libreros, investigadores- y también para cualquier apasionado de la lectura?

Pilar: Lectyo es un punto de encuentro interesante y necesario, que sirve a muchos lectores inquietos, deseosos de ofrecer y compartir preocupaciones y experiencias.

16. Una pregunta obligada: ¿seguiréis la filosofía del ciclo DIÁLOGOS DE LECTURA de Casa del Lector que busca la interacción constante, el intercambio de conocimientos y experiencias entre los asistentes, la creación de colectiva de conocimiento… para que todos ampliemos no tanto nuestros conocimientos como nuestra mirada? O, por el contrario, ¿os limitaréis a poner, exponer y proponer vuestros conocimientos?

JA: El taller no está pensado como una clase magistral, si fuera así, no sería un taller. El aprendizaje se construye a partir de lo que sabemos y compartiéndolo. La experiencia de los asistentes, su reflexión y actitud de cuestionamiento, serán fundamentales. Me pregunto: ¿el asistente ideal? Aquel que esté activo, que no se sienta un simple receptor de ideas sino que comparta las suyas.

Pilar: Esa interacción es mi línea de trabajo, por eso aceptar ese compromiso no supone otra cosa que reforzar la idea de crecer compartiendo experiencias positivas y aprendiendo de otros modelos.

Como pueden observar nuestros lectores, esta pareja tiene mucho que decir, mucho que enseñar y mucho que proponer. Estamos convencidos de que el fin de semana que compartiremos con ellos se convertirá en una experiencia luminosa que nos renovará como docentes y como mediadores de la lectura. Ojalá sepamos hallar en nuestra complicada agenda el tiempo necesario para hacer una digestión pausada, autocrítica y proactiva; solo así podrá llegar a nuestra práctica docente el torrente de conocimientos y experiencias que Pilar y Juan Antonio –con la intervención activa de todos los asistentes- sabrán regalarnos.

2 Comentarios

(SM no se hace responsable de los comentarios realizados por los usuarios).
  • Pingback: Conversando con Juan Antonio Núñe...

  • Diego Luis Antunez Puerta 15 de Junio de 2016

    Hola buenas noches, quiero dar las gracias a Pilar al igual a Luis Ruiz poeta cordobés y a Francisco Ávila profesores de lengua. Reconozco que me cuesta sentarme a leer pero ellos me han hecho que me interese por leer. Pilar que bueno aquel taller de escritura perdiamos un día de clase pero los demás se hacían más interesantes y encontrabamos un porque. Esa música y el folio en blanco. Gracias.

    Déjanos tu comentario

    Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

    *:

    *: