Cuatro técnicas de motivación para la enseñanza de la Música

09 de junio de 2015
0
Cuatro técnicas de motivación para la enseñanza de la Música

El gran tenor Luciano Pavarotti dijo, en una cita que seguro arrancará más de una sonrisa, que:

“Aprender música leyendo teoría musical es como hacer el amor por correo.”

En los primeros años dentro de la enseñanza reglada, cuando pretendemos enseñar conceptos musicales a nuestros alumnos, tenemos que centrarnos más en la experiencia que en la teoría musical, ya que esto último será algo que los propios alumnos deberán demandar en el futuro si realmente les hemos motivado hacia estos aprendizajes.

Sin embargo en los primeros pasos dentro de la enseñanza de la música debemos buscar que los alumnos se encuentren altamente motivados hacia esta materia, por lo que la primera recomendación que puedo hacer es que este acercamiento sea desde la práctica, sobre todo desde el juego involucrando no solo de manera individual a cada alumno, sino buscando la socialización, el movimiento dentro del aula y, por supuesto, la danza como medio para expresar lo que se está aprendiendo.

El juego es el método más natural para lograr la implicación de los alumnos. A través del movimiento y del ritmo los alumnos pierden el miedo a esta materia y se entregan a ella con ilusión. Os ofrezco cuatro técnicas que he utilizado en el aula y que me han dado grandes resultados. Ojalá os sirvan igual que me han servido a mí.

  1. Aplaudiendo con ritmo. Los juegos con palmadas son muy bien recibidos por los alumnos. Gracias a ellos podemos introducir conceptos como la melodía, el ritmo, y podemos dar los primeros pasos en la improvisación. Dos buenos ejemplos podéis verlos en los siguientes vídeos:

  1. Percusión corporal. Utilizando solo las manos y los pies. El objetivo es sencillo: pedir al alumno que sea capaz de memorizar un ritmo, de volver a realizarlo utilizando su propio cuerpo o los instrumentos que les hemos facilitado, así como es un método excelente para ayudar a los alumnos a iniciarse en la interpretación grupal. Os pongo otros dos vídeos que seguro que os parecen interesantes:

  1. Percusión con objetos cotidianos. La capacidad de generar ritmos y obtener diferentes sonidos con objetos cotidianos es algo que fascina a los alumnos. Puedes utilizar casi cualquier instrumento (palos de escoba, vasos, cubos, botellas…). Permite que tus alumnos memoricen los ritmos, que investiguen cómo reproducir los sonidos que necesitan, que colaboren entre ellos para reproducir obras más complejas. Sin duda, esta técnica te será de gran utilidad para motivar a tus alumnos a iniciarse en el mundo de la música.

  1. Clásicos reinventados. La música clásica, para los alumnos que no se han acercado a ella por primera vez, puede ser difícil de comprender y el objetivo de motivar a los alumnos puede perderse si insistimos en hacer uso de ella sin buscar alternativas que puedan ser cercanas y divertidas para los alumnos. Una buena idea es buscar piezas clásicas reinventadas. Algunos ejemplos pueden ser los siguientes. Yo he conseguido con estos que mis alumnos muestren un mayor interés por estas obras y que las conozcan mejor:

Vivaldi: Invierno

Sinfonía número 5 de Beethoven

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: