Equipos de alto rendimiento: padres y profesores

08 de Octubre de 2015
0
Equipos de alto rendimiento: padres y profesores

Almudena de Andrés es Máster en Intervención Psicológica por la Universidad de Valencia (ADEIT), diplomada en Hipnosis ericksoniana (ADEIT) y Focusing (Instituto Thus), y es especialista en Coaching avanzado por la Universidad de Alcalá de Henares. Posee estudios de PNL (Programación Neurolingüística) con metodología DBM, Inteligencia Emocional; y es coautora del libro “Coaching a Escena”.

En las empresas se habla de trabajar con equipos de alto rendimiento, de obtener los máximos beneficios, la más alta rentabilidad… pero sin duda el equipo de mayor rendimiento debería ser el formado por padres y profesores

Juntos tienen un objetivo fundamental en la sociedad, conseguir el desarrollo de personas adultas, responsables y felices. Conjuntamente deben trabajar para proporcionar a sus hijos y alumnos los medios y herramientas para que logren desarrollarse plenamente y puedan cumplir sus sueños.

En este equipo, padres y profesores, hay un elemento clave: la confianza.

Confianza de los padres hacia los profesores. Los niños pasan cerca de ocho horas todos los días en el centro educativo. En ese tiempo los profesores tienen la gran responsabilidad de poner todos los medios para facilitar el aprendizaje de los contenidos establecidos por la ley. Pero en ese tiempo también se convierten en figuras de referencia para los alumnos, transmitiendo valores que les servirán para moverse por el mundo. Y esto es algo que va mucho más allá de las calificaciones. Esta labor debe ser reconocida y apoyada por los padres, porque sin su confianza, sembrarán la desconfianza en sus hijos, dificultando su desarrollo. 

Confianza de los profesores hacia los padres. Entendiendo que estos ponen sus conocimientos y los medios de que disponen por el bien de sus hijos. Los padres además tienen un conocimiento diferente y complementario del de los profesores que puede ser de gran ayuda a la hora de superar dificultades, de manera que se conviertan en aliados del profesor para ayudar a los alumnos a progresar en su aprendizaje.

En este marco de trabajo debe haber un consenso y un acuerdo sobre qué objetivos se tratan de alcanzar. Objetivos que deben trascender los puros contenidos de los currículos; objetivos basados en la superación de dificultades, desarrollo de habilidades de comunicación o de relación,… Y cualquier dificultad debe ser resuelta desde el diálogo y sin perder de referencia el hecho de que el objetivo fundamental que ambos tienen: el desarrollo del niño.

Blog personal de Almudena de Andrés: www.almudenadeandres.es

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: