Memoria más allá de la repetición

17 de diciembre de 2015
1
Memoria más allá de la repetición

Hace unos años cuando tuve que ayudar a mi primo a estudiar filosofía, me di cuenta de que no era sólo un problema de que no se le diera bien la asignatura, o que fuera un contenido muy complejo,… iba algo mas allá. Se trataba de la presentación de los contenidos. Si, los libros habían cambiado desde que yo dejé el instituto, ya sabemos por los cambios en la legislación. Pero también era la forma de dar la materia por parte de la profesora. Me sorprendió ver apuntes muy sencillos y escuetos para la materia de la que se trataba, me sorprendió que mi primo me dijera que sólo tenía que estudiar lo que le había mandado subrayar la profesora. En las sucesivas  experiencias con estudiantes he notado como se iba incrementando la sensación que ellos describen como quedarse en blanco y no recordar nada en el examen. Y comencé a pensar si no tendría relación el hecho de no recordar lo estudiado con cómo se ha estudiado y se ha presentado el contenido.

Es evidente pensar en aquellos factores que corresponden al estudiante, por ejemplo, el que lo haya “dejado todo para el último momento”, que no haya realizado las actividades que se planteaban de forma gradual para afianzar en aprendizaje de forma paulatina,… sin embargo, yo os planteo: ¿Nuestra forma de dar clase, la forma en que preparamos la asignatura y programamos objetivos, contenidos, actividades, material,… favorece que nuestros alumnos retengan la información?

, es decir que la información a memorizar se almacene en nuestro cerebro resultado de un aprendizaje y comprensión. Sin embargo la memoria no es una función cognitiva predecible y secuencial perfecta. Todos somos capaces de retener y memorizar información, de que información y cómo lo hagamos depende de cada uno, ya que todos somos diferentes, y en este proceso cognitivo va a influir nuestra particular y única forma de interpretar la información, de nuestros gustos e intereses, de cómo se plantea la información, del entorno en el que estemos si es más proclive a nuestra concentración, etc.

La neurobiología actual revela que cada área cerebral, cada circuito neuronal, tiene sus propias redes de memoria. Por ejemplo la memoria de la información visual se almacena en las áreas visuales del cerebro, la información tactil se encuentra en las áreas somatosensoriales de la corteza parietal y tambien en las motoras de la corteza frontal, y así sucesivamente. No me voy a entretener en explicar los tipos de memoria ya que hay muy buenos documentos al respecto. Al igual que en su día recomendé el libro de “Neuroeducación” de Francisco Mora cuando hablé de atención, lo vuelvo a recomendar para quien quiera ampliar sus conocimientos sobre esta función cognitiva. Lo que si voy a tratar es de esa memoria donde los docentes queremos que se vayan los contenidos de nuestra asignatura, la memoria a largo plazo.

El almacenamiento de la información a largo plazo es un proceso de consolidación que puede tardar semanas, meses, años. Hay muchos estudios al respecto, sin embargo no me gusta ser “rígida” al respecto” ya que este proceso depende de cada individuo como he dicho previamente.

Como señala Mora en su libro, “los modelos recientes computacionales de consolidación de la memoria sugieren que las huellas iniciales de memoria, en el momento en que se realice un proceso de aprendizaje se establecen tanto en la corteza cerebral (como he dicho antes) y en el sistema temporal medial. Y aquí viene lo interesante, cada vez que el evento mnemónico es evocado o recreado hay una interacción entre ambos sistemas, dando lugar a un pequeño aumento de la fuerza de las conexiones sinápticas de la corteza cerebral y el sistema temporal medial. Esto viene ha decir que la fuerza de los registros de la memoria es equivalente a la eficacia sináptica” Es decir cuantas más sinapsis, cuanta más empeño pongamos en construir buenas carreteras más fácil será llegar a recordar la información a memorizar. Llegados a este punto es muy fácil pensar, para reforzar estas conexiones y que la capacidadades de memoria sea mayor, cuanto más repitamos mejor, tanto los docentes como los estudiantes ¿no? Pues no. No dudo que haya gente que le vaya bien la repetición como estrategía, en algunos casos es útil (como cuando tenemos que memorzar una calle o teléfono que nos están dando hasta que podamos anotarlo), y creo que se puede decir que es el sistema más utilizado por los estudiantes pero no es la manera más efectiva. ¿Entonces que podemos hacer cómo docentes para que nuestros alumnos y alumnas tengan mejor memoria y control de la misma?

He hablado de sistemas de memorización: del razonamiento y la repetición, pero hay más formas de memorizar información y más opciones para los docentes para potenciar este proceso cognitivo. Y es que tenemos que tener presente que hay diferentes tipos de datos, aquellos que son secuenciales y aquellos que son puros tal y como Ramón Campayo, campeón y plusmarquista mundial de memorización, describe en su su libro “Desarrolla una mente prodigiosa”, de muy recomendable lectura para todos. Las fechas por ejemplo es información que es difícil de relacionar. Sucesos históricos como la revolución francesa, tienen una lógica en la sucesión de acontecimientos, y si tienes un docente como Julio Fernández que te la explicaba como un cuento, es más fácil de recordar. Lo que si tenemos que tener en cuenta es que si presentamos la información a memorizar cada vez más escueta, no estamos facilitando la comprensión y memorización, por el contrario estamos transformando la información secuencial en pura por así decirlo. En todo caso esto se debe hacer en otro punto del estudio por parte del alumno, a través de las técnicas que tenga para memorizar pero no como la presentación inicial de la información por parte del docente. En este sentido cabe recordar que el sentido de la memorización es de más a menos, en palabras de Ramón Campayo, “de mayor extensión, de mayor rango a menor e inversamente de menor profundidad y detalle en la información a mayor”. Lo más importante en primer lugar es captar la idea general, por eso debemos trasladar a nuestros alumnos y alumnos la necesidad de leer los temas que estan relacionados o el tema completo antes de memorizar frases o fechas. Quizá tengas que tener esto en cuenta para preparar tus apuntes o dar tu clase.

Por otro lado, resulta interesante reforzar la personalización del estudio de cada alumno. Es decir no existe una única forma de estudiar al igual que hemos visto no existe una única forma de memorizar y no siempre tiene que ser a través del razonamiento. Aunque nos gustaría. La tabla periódica me la estudié a través de Acrónimos de esta forma quedó: Lisa solía portar rubies cenando en Francia (Li, Na, K, Rb, Cs, Fr). Puede que alguno este pensando en una frase mejor, muy bien pero esta fue la que me sirvió a mi, y quiero decir con esto que la construcción de estas técnicas es muy personal. Otra estrategia de Memoria de la que habla Ramón Campayo son las acciones o relaciones inverosímiles, algo parecido a lo que he descrito de los acrónimos, es decir crear relaciones entre los datos que nos llamen poderosamente la atención, en mi caso fue esa frase. Podemos animar a nuestros alumnos y alumnas que recuerden a Mendel como su abuela desgranando guisantes y haciendo malabares con ellos a la vez que vamos creando una relación con las leyes, que cada uno cree su imagen, su técnica, por que quizá comprenden pero les cueste memorizar.

No quiero saturar de información así que seguiré hablando en otras entradas sobre la memoria y técnicas para potenciarla desde el punto de vista del docente. Sin embargo quiero terminar recordando que hay que tener muy presente a la hora de recomendar técnicas de estudio no sólo la parte más conductual, sino también la más emocional. Si los niños y jóvenes no se sienten bien, cómodos, seguros de si mismos, con autoestima, entonces su interés en memorizar una materia no será el necesario, porque pensarán que igualmente van a suspender. Las emociones es el contexto cognitivo de la información así como el entorno, la luz, el calor, la estancia,… es el entorno más físico a tener en cuenta a la hora de memorizar.

1 Comentarios

(SM no se hace responsable de los comentarios realizados por los usuarios).
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Déjanos tu comentario

    Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

    *:

    *: