Enseñar en un mundo de cambio

02 de febrero de 2016
1
Enseñar en un mundo de cambio

Vivimos en un mundo de cambios, ¿pero como docentes estamos preparados para lo que estamos asistiendo? Tres autores, Barbara MacGilchrist, Kate Myers y Jane Reid (1997), nos dicen que “en una época de grandes cambios, son los alumnos los que heredan la tierra,mientras que los sabios están muy bien equipados para hacer frente a un mundo que ha pasado”.

Realmente la posición de los docentes en estas circunstancias es compleja, formando en competencias de las que ignoramos si serán importantes para trabajos y perfiles profesionales que aún no existen. Esto, sumado a la revolución tecnológica que se va incorporando a nuestro ámbito profesional, hace que seamos testigos de un momento, del momento de cambio más impactante en la educación “tradicional”. Por otro lado tenemos que reconocer que las circunstancias socio-políticas de nuestro país vienen a poner la guinda a la situación,…

Con este panorama, se nos demanda por nuestro cargo de responsabilidad estar acorde con las circunstancias, y actualizarnos a la misma velocidad que el software de nuestro móvil. No es de extrañar encontrarnos artículos y entradas de blogs en las que equiparan a los docentes con superhéroes. Sin embargo, y en lenguaje de cómic: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Entonces: ¿qué debemos hacer cuando la corriente es tan fuerte? Pues nadar. Puede que no nademos a la velocidad que necesitamos para sentirnos cómodos, para dominar la situación, sin embargo, si no nadamos, nos ahogaremos. Puede que sea entre papeles, por la ira que nos provoca el no recibir apoyo esperado de la administración, por la presión de que no se valore nuestro trabajo,… nos ahogaremos.

Me vienen las palabras de Albert Einstein sobre la locura: “hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes”… Nosotros fuimos alumnos de otro siglo y ahora somos docentes, profesores, maestros, de niños de un siglo más allá de las maravillas que se crearon en el XX . En la misma línea Seymour Papert (2004), decía: “Si pensamos que el cambio se limita a imaginarnos las cosas como las conocemos (pero quizá mejor o más eficientes), o quizá confinándonos a realizar las cosas como sabemos, entonces nos privamos de la participación de la evolución hacía el futuro”.

Ciertamente sería ideal que los cambios de los que estamos hablando se realizaran poco a poco, por consenso, con programación para formar a la comunidad educativa,… Son cambios de “arriba-abajo”, … ¿Qué podemos hacer cuando esto no sucede así? También tenemos poder y responsabilidad para hacer lo que por vocación decidimos, enseñar, guiar el aprendizaje de los niños y niñas. Tan complejo y tan simple. Creo que cualquier innovación empieza por responder a la curiosidad de esos ojos de niño. Los cambios que hacemos y que se están haciendo movidos por los docentes, tal y como se está promoviendo de la mano de SM con “Savia” y con Javier Bahón a la cabeza, son cambios de “abajo-arriba”. Uno no es mejor que otro, los dos son necesarios para gestar un cambio profundo. Pensemos por ejemplo en la revolución francesa, había sectores bien posicionados de “pensadores” que ya insinuaban modelos políticos alternativos, pero hasta que el pueblo no se alzó…

Salir de la zona de confort no es fácil, puede dar miedo, pereza, sin embargo, la corriente es fuerte. Y como una epidemia de buenas iniciativas se expande rápidamente, como si de una fiebre se tratara tenemos un pequeño grupo, los innovadores, que van atrayendo a aquellos que serán los primeros que adoptarán nuevas formas de trabajo, y estos a otros grupos que se irán sumando. Seguro que mientras lees estás pensando “yo soy”, o quizá te vienen nombres de compañeros,… ir a la cabeza del pelotón no es nada fácil, pero quedarse rezagado, y empeñarse en hacer las cosas como siempre tampoco lo es, ya que al final la minoría acaba siendo esta.

¿Cómo sumarse al cambio? Puedes formarte, y creo que nunca se termina la formación. Pero tampoco necesitas gastar dinero (hay estupendas plataformas educativas gratuitas). Quizá debes empezar por algo sencillo. Tú formas parte de la comunidad educativa, te envuelve el aprendizaje,… Al final del día,… ¿te preguntas qué has aprendido? Nosotros también aprendemos con nuestra práctica profesional. Insistimos a nuestros alumnos en que hagan un ejercicio de auto evaluación pero ¿nosotros lo hacemos? También podemos aprender de nuestros compañeros, y al igual que cuando estudiábamos en la carrera, hacer grupos de trabajo, discutir con los demás docentes,… En otras culturas, los docentes tienen un diario que comparten con compañeros,… Existen muchas formas de sumarse a la corriente. Y puede que pienses que uno solo no cambia nada,… sin embargo, si piensas que eres (o que otro es) demasiado pequeño para hacer la diferencia, entonces es que nunca has dormido con un mosquito.

1 Comentarios

(SM no se hace responsable de los comentarios realizados por los usuarios).

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: