Nuestros Primeros 1500 Genios

15 de marzo de 2016
0
Nuestros Primeros 1500 Genios

Anselmo Peñas, Director de Jóvenes Inventores

www.jovenesinventores.es@JovInventoresfb.com/talleres.jovenes.inventores

Genios.org@ayudaenaccion#GEN10S

Plan Nacional de Formación de Profesorado

La mayoría de las comunidades autónomas están incorporando asignaturas de Programación en el currículo de secundaria. Algunas, incluso, se plantean introducir una asignatura de Programación en primaria. Términos como “pensamiento computacional” (que personalmente me horroriza) van arraigando y se escuchan cada vez más. Puede existir cierto debate sobre si es apropiado enseñar a programar a edades tempranas aunque, en mi opinión, la clave está en cómo debe enseñarse a programar para que realmente se convierta en una herramienta de creatividad, desarrollo cognitivo y entrenamiento en resolución de problemas. En lo que parece que no hay debate es en que la programación será una de las profesiones más demandadas en un futuro bastante próximo. Y esto puede generar un problema social.

¿Por qué? Porque para impartir eficazmente una asignatura de programación se necesitan recursos materiales, formación del profesorado y el desarrollo de una didáctica adecuada. Y, en la actualidad, son muy pocos centros los que pueden acceder a estos recursos, con el consiguiente aumento de la brecha digital. En la actualidad, la exposición de los alumnos a la tecnología como herramienta y no como mero objeto de consumo depende fundamentalmente de su entorno familiar. Mucha de esta formación se está canalizando mediante actividades extraescolares que, una vez más, no todas las familias se pueden permitir. El resultado será que en pocos años los sectores más vulnerables tendrán restringido su acceso a esta gran bolsa de trabajo.

Ayuda en Acción, consciente de esta realidad, lanzó en Octubre de 2015 el proyecto Gen10s con la financiación de Google.org, la rama filantrópica de Google.com. El objetivo es formar en Programación a más de 5000 niños y niñas de primaria (3º a 6º) de toda España. El proyecto durará dos años y se dirige a colegios con un alto porcentaje de familias en riesgo de exclusión. Jóvenes Inventores es la encargada del desarrollo metodológico y de su implantación a través de su red de instructores. En este primer cuatrimestre de proyecto ya hemos formado a nuestros primeros 1500 genios en 28 centros de Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Cataluña, Galicia, Madrid, País Vasco y Valencia.

El proyecto educativo elaborado por Jóvenes Inventores trasciende el mero objetivo de enseñar a los niños a programar. Fieles a la idea de utilizar la tecnología como elemento de socialización en el aula y de refuerzo de la autoestima de nuestros alumnos, los objetivos del proyecto educativo se articulan en torno a cuatro competencias: programación, competencias digitales, habilidades sociales y educación en valores.

Ha llegado el momento de evaluar la primera hornada de nuestros genios y, para ello, hemos recogido más de 1300 evaluaciones realizadas a nuestros alumnos, instructores y colegios involucrados. Me gustaría desgranar un poco esta evaluación.

Retomando la cuestión de si resulta adecuado enseñar a programar ordenadores a edades tempranas, hemos preguntado a los profesores que han acompañado a nuestros instructores durante el primer periodo de formación. El resultado es que más del 75% del profesorado considera que sus alumnos han aumentado sus competencias digitales y de programación, que resulta una actividad beneficiosa para sus alumnos y que merece ser realizada en horario escolar. También más del 75% de los profesores ven la programación como una posible herramienta transversal útil para la impartición de otras materias.

¿Hasta qué punto esta percepción positiva depende de la metodología utilizada? La estrategia seguida en Genios ha sido la de introducir un tecnólogo en el aula (un instructor de Jóvenes Inventores) acompañado en todo momento por el profesor del grupo. Este tecnólogo es el encargado de dirigir la actividad siguiendo nuestra didáctica mientras el profesor ayuda a mantener una adecuada dinámica en el grupo. El tecnólogo propone retos para trabajar gradualmente los conceptos y los chicos y chicas trabajan en equipo para resolverlos. A medida que van entrenándose, los retos dirigidos van dejando espacio a proyectos propios en los que cada equipo pone en juego su creatividad para desarrollar su propio videojuego o historia interactiva.

Si preguntamos al profesorado, el 89% valora positivamente la metodología empleada. Si preguntamos a los chicos y chicas, de una muestra de 1277 alumnos, el 93% quiere seguir aprendiendo programación.

¿Habríamos obtenido los mismos resultados sin haber introducido un tecnólogo en el aula? ¿O con una metodología menos práctica, participativa y colaborativa? ¿De verdad que los recursos no importan?

tablas_6

 

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: