La Neuroeducación y los profesores del futuro

12 de mayo de 2016
5
La Neuroeducación y los profesores del futuro

Cada vez más personas, tanto las ligadas al mundo educativo como las que no, se dan cuenta que la manera de enseñar  a las nuevas generaciones no puede ser la misma que la que utilizaron con ellos. Con un acceso a la información prácticamente ilimitado y en tiempo real, gracias a la tecnología, cualquier niño puede obtener una gran cantidad de datos y de documentos. El modo de llegar a ellos es lo que ha cambiado. Antes solo estaban al alcance del profesor o de universitarios, siempre y cuando invirtiesen una gran cantidad de tiempo y tuviesen los conocimientos adecuados. No obstante, el acceso a la información no garantiza el acceso al conocimiento; es aquí donde el docente ejerce todavía un papel clave como mediador y orientador de sus alumnos, al guiarles por un océano de información que tendrán que contrastar con espíritu crítico.

Otro aspecto que también está cambiando es el de la motivación de los alumnos por el aprendizaje. Estos ya no prestan atención sin más a lo que dice su profesor. En muchas ocasiones, se sienten aburridos, no encuentran utilidad a lo que estudian en las diferentes asignaturas y adoptan una actitud pasiva e, incluso, disruptiva en las aulas. Por otro lado, los profesores sienten que necesitan cambiar su metodología y adaptarse a esta realidad, pero, a la vez, se resisten al cambio por miedo a adentrarse en un territorio desconocido, en los que ellos ya no van a ser los únicos garantes del acceso a la información.

Saber cómo adquirimos los conocimientos,  de la mejor forma posible, es un reto al que se enfrentan la Pedagogía y la Psicología y, ahora ya también, la Neurociencia. Esta disciplina ha alcanzado un gran desarrollo desde finales del siglo pasado. Los hallazgos de cómo funciona el cerebro humano están abriendo nuevas líneas de investigación para aplicar este conocimiento al ámbito de la educación. Los mecanismos neuronales que utilizamos para el aprendizaje como la emoción, la motivación, la atención y la memoria, adquieren ahora una dimensión nueva al permitir que los maestros mejoren sus capacidades docentes, ya que conocer como aprende el cerebro les va a facilitar llevar a cabo la elaboración de nuevas estrategias para enseñar a sus alumnos.

Así, algunos investigadores, entre ellos Francisco Mora, han sido pioneros en conocer y crear puentes de entendimiento entre la neurociencia y la educación. Para este especialista la Neuroeducación significa “evaluar y mejorar la preparación del que enseña (maestro), y ayudar y facilitar el proceso de quien aprende (individualidad a cualquier edad”. La Neuroeducación es una disciplina que puede ayudar a detectar problemas neurológicos y psicológicos que interfieren en el aprendizaje de los alumnos; a mejorar el rendimiento de los niños con altas capacidades; a anticipar en qué etapa del desarrollo madurativo de un niño hay que actuar para que el aprendizaje sea más efectivo o a lograr un mejor equilibrio entre cognición o emoción.  Y, todo ello, a través de un profundo conocimiento de las diferentes áreas del cerebro, sus redes neuronales y las sinapsis que se producen entre ellas.

Una de las características del cerebro es su plasticidad, es decir la capacidad de las células nerviosas para regenerarse como consecuencia de los cambios ambientales. Por lo tanto, el cerebro está diseñado para cambiar en respuesta a la experiencia y, más en concreto, al aprendizaje. Pero para que se produzca el aprendizaje hay que activar  la emoción. Es necesario crear métodos y recursos que estimulen la curiosidad; que destierren el castigo; que introduzcan los juegos; que fomenten la empatía entre alumnos y profesores, y entre iguales; en definitiva, que  sirvan para educar de manera más eficiente.

La capacidad de sentir emociones, expresarlas y saberlas gestionar es esencial para el proceso madurativo del cerebro. Como expresa el profesor Rafael Bisquerra “la educación emocional cambia la mente y el comportamiento porque, literalmente, cambia el cerebro (…), incluso de un modo más eficiente que la medicación, pues al contrario que esta, las intervenciones educativas pueden actuar sobre circuitos neuronales específicos de un modo que la medicina actual aún no puede”.

5 Comentarios

(SM no se hace responsable de los comentarios realizados por los usuarios).
  • Pingback: La Neuroeducación y los profesores del f...

  • Oitana Laura 13 de mayo de 2016

    Muy bueno el artículo, especialmente el tema emocional y su relación con la motivación en el aprendizaje.

    luisa ceita 15 de mayo de 2016

    Sí estoy de acuerdo. Yo soy una apasionada de la neurociencia y estoy convencida que a los profesores les sería de gran utilidad tener unos conocimientos sobre educación emocional.

    Perfecto Jose Luis, este es el camino compartir y sensibilizar tanto para ayudar al alumnado como alprofesorado en su formación. Un cordial saludo

  • Pingback: NEUROEDUCACIÓ | Pearltrees

  • Déjanos tu comentario

    Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

    *:

    *: