Estrés y educación. ¿Cómo tratarlos en el aula?

14 de junio de 2016
1
Estrés y educación. ¿Cómo tratarlos en el aula?

Luis es un chico responsable y trabajador. Nunca ha dado problemas de ningún tipo en el instituto. Este año ha empezado primero de Bachillerato. Su tutor ha observado en él algunos detalles que le llaman la atención. Se ha fijado en que Luis no está nada atento en tutoría, es más, aprovecha para ponerse a hacer otras cosas. Cuando se le llama la atención se pone muy nervioso y empieza a morderse las uñas. Le ve despistado, triste y nervioso.

Aunque se nota en Luis mucho interés como siempre, se le ve poco concentrado. Parece estar haciendo esfuerzos importantes y aún así sus rendimiento va disminuyendo.

Un día, después de tutoría, y cuando todo el resto de chavales salían disparados para el recreo, el tutor observa que Luis se queda en el aula y empieza a sacar libros. Se dirige a Luis y le dice:

– ¿Vas a quedarte aquí durante el descanso?
– Tengo algo de trabajo retrasado -responde el chico- y pensaba aprovechar el tiempo ahora.
– ¡Vaya! ¿Tanto trabajo os ponemos? ¿Es que no tienes tiempo de hacerlo en casa?
– ¡Uf, no! Ando muy agobiado este año –dice Luis- el Conservatorio me lleva muchas horas. Entre el Solfeo, la Armonía y el Instrumento, hay días que tengo cuatro horas de clase. Por otra parte, mi padre dice que tengo que sacarme el “First Certificate” de Inglés este curso. Por lo visto, te convalidan el Inglés en la carrera si lo tienes, de modo que tengo varias horas a la semana de inglés… ¡Ah! y los deberes y el trabajo que me mandan en cada clase. La verdad es que me estoy  agobiando mucho. Creo que no voy a llegar a ningún lado.

– ¿No crees que son demasiadas cosas a un mismo tiempo Luis? –le dice el tutor- Se te nota cansado, sin ilusión. Me parece que estás haciendo un esfuerzo demasiado grande. Tal vez deberías pensar en dejar alguna de tus actividades para otro momento.

– ¿Dejar algo? Cuando propongo algo parecido en casa me saltan con que deje el fútbol. ¡Claro el fútbol! La única cosa en mi vida a la que me he apuntado con ganas… Aunque de hecho ya casi no voy a los entrenamientos, total, tampoco rindo…

– El deporte es muy bueno, Luis, seguro que te relaja de tanto esfuerzo.

Luis se va poniendo muy excitado y acaba gritando:

– ¿Bueno? ¡Todo es bueno! ¡La música es buena! ¡El inglés es bueno! ¡Es bueno tener un gran currículum en el Instituto! ¡Y sería bueno que yo fuera Superman! ¡Pero no valgo para nada! Al menos eso piensa mi padre cuando no llevo calificaciones altas… “Tanto trabajar para este niñato -dice- y ya ves, ¡nada! ¡No es capaz ni de traer un maldito sobresaliente!”

– Cálmate Luis –dice el tutor- te ayudaré a encontrar el modo de que las cosas vayan mejor… Entre los dos pensaremos de qué forma se pueden ir solucionando tus problemas. Hablaremos con tus padres si es necesario, tal vez ellos no imaginan cuanto sufres…

– ¿Mis padres? A veces creo que no les importa si sufro o no, la única cosa que les importa son los resultados.

¿Cómo podemos actuar en un caso como este?

En primer lugar debemos intentar detectar y contener la angustia del alumno. Después buscaremos ayuda en el orientador del Centro y pediremos a los padres que vengan a tutoría para hablarles claramente.

No debemos olvidar que los síntomas de estrés y agotamiento pueden manifestarse de modos distintos, bien por la vía de la inhibición, o bien por la vía de la excitación psicomotora. Hay alumnos que pueden mostrarse mucho más movidos e inquietos de lo habitual, irritables, con dificultades de concentración.

Actualmente hay una gran presión social sobre los adolescentes para que consigan una gran formación académica Esta presión llevada al extremo, y sin analizar cada caso individualmente puede provocar importantes tensiones en los chicos.

Debemos transmitir a los padres que sus hijos necesitan tiempo para compartir con sus iguales, para la diversión, para el enamoramiento…

y que los aspectos de maduración psicológica del hijo son tan importantes como un brillante currículum.

 

1 Comentarios

(SM no se hace responsable de los comentarios realizados por los usuarios).

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: