Cuando es el profesor el que da las gracias

04 de octubre de 2016
0
Cuando es el profesor el que da las gracias

A veces, raras veces, ocurre que recibes en la bandeja de entrada del correo un mensaje que tiene el poder de alegrarte la semana.

Si te dedicas a la docencia, y ese correo te lo escribe la madre de una ex-alumna para agradecerte el trabajo que hiciste por ella, ese mensaje sirve para reafirmarte en la idea de que elegiste bien tu profesión, que a pesar de no ser la mejor valorada, la mejor remunerada, y ni de lejos la que te ofrece las mejores condiciones para que puedas ejercer tu trabajo, es posiblemente la mejor profesión del mundo, y ese día te vas a casa con la sensación de que has conseguido ayudar a alguien a conseguir sus objetivos vitales. No puede haber nada, absolutamente nada, que pueda ser más gratificante.

El domingo por la noche, después de un fin de semana cargado de trabajo, recibí el correo que copio a continuación (y del que borro solo las partes que permitirían identificar al remitente o a su hija). El subidón que sentí (no puedo expresarlo de otra manera) me dejó absolutamente cargado de energía:

Asunto: Gracias

Hola, Javi, no se si te acordarás ya de xxx, íbamos cada semana desde xxx hace ya unos años.

Solo te escribo para daros las gracias, ya que quizá vosotros ya no nos recordeis, pero para mi ese tiempo me ha servido para mantener el rumbo y apoyar a mi hija en los momentos mas difíciles, sin vuestra ayuda creo que no habría sido posible.

A día de hoy, mi hija está genial de salud y ha entrado en un Grado Superior, Anatomía Patológica en el cual le pedían un 9, y acceder con él a Biologia sanitaria, que es lo que ella quería, pero no ha podido ser.

No se si sigues en el colegio ya, pero desde luego habeis influido positivamente en la vida de mi hija, y durante este tiempo muchas de vuestras frases y consejos nos han hecho seguir adelante y sin ellos, posiblemente hubiésemos tirado la toalla.

Ahora la veo feliz y viene emocionada contándome lo que han hecho en clase y lo que van a hacer durante el curso, y al igual que me he acordado de vosotros mucho en los malos momentos, de lo que me decíais, ahora quiero compartir la felicidad que siento, que no hubiese sido posible sin vosotros, y daros ánimos a seguir, ya que sin vuestra ayuda, estaríamos muchas familias muy perdidas.

Gracias y os deseo toda la suerte del mundo

¿Cómo expresar a esta madre que soy yo el agradecido?, ¿cómo decirle que, gracias a su hija, tuve la inmensa suerte de mejorar como profesor y como persona?

Claro que la recuerdo, era una alumna estupenda que estaba pasando por una etapa complicada que además se vió agravada por los trastornos propios de la adolescencia, pero todos aquellos que trabajamos con y para ella vimos siempre el diamante en bruto que escondía.

Recuerdo también a sus padres, que hicieron un esfuerzo enorme (me atrevería a decir descomunal) trasladándose en coche cientos de kilómetros para ayudar a su hija a recibir la atención que necesitaba.

Recuerdo también las muchas reuniones de tutoría junto a al resto de los profesores discutiendo, durante muchas horas, cuál podría ser la mejor manera de ayudarla.

Recuerdo haber leído y buscado información en la red, haber dedicado muchas, muchísimas horas en intentar dar con la mejor solución para ella y su familia, y ahora que veo que no fue en vano me atrevo a decir lo que comentaba antes: que gracias a ellos ahora soy mejor profesional.

En la vida de un profesor son cientos los niños que pasan por su clase. No mentiré: es imposible recordarlos a todos igual, de algunos mantienes el nombre durante algún tiempo, de otros recuerdas sus casos o algunas anécdotas, y de unos pocos recuerdas con detalle su paso por el colegio.

Soy yo que el da las gracias. Aunque llevo 20 años dedicándome a esto reconozco que todavía tengo cosquillas cuando se inicia un nuevo curso, y que siempre dudo de si seré capaz de cumplir con mis objetivos y lograr ayudar a mis alumnos a ser mejores una vez que llegué el mes de junio.

A todos vosotros, a todos los padres, tutores y alumnos que habéis pasado por mi aula y que me habéis permitido ser parte de vuestra historia os doy las gracias. De verdad: soy yo el agradecido.

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: