La importancia del reconocimiento en la Educación

01 de diciembre de 2016
1
La importancia del reconocimiento en la Educación

Almudena de Andrés es Máster en Intervención Psicológica por la Universidad de Valencia (ADEIT), diplomada en Hipnosis ericksoniana (ADEIT) y Focusing (Instituto Thus), y es especialista en Coaching avanzado por la Universidad de Alcalá de Henares. Posee estudios de PNL (Programación Neurolingüística) con metodología DBM, Inteligencia Emocional; y es coautora del libro “Coaching a Escena”.

El ser humano, nada más nacer es un individuo totalmente dependiente. No somos capaces de andar hasta por lo menos los 10 meses (como pronto) y logramos comenzar a hablar pasado el año. Si no fuera por nuestra condición gregaria no seríamos capaces de sobrevivir por nosotros mismos. Es decir, necesitamos del grupo, de la manada para sobrevivir.

Esto es así a nivel físico, pero a nivel psicológico ocurre algo similar. Las tres necesidades psicológicas fundamentales del hombre son: Libertad, Seguridad y Amor. Y hay muchos psicólogos, como Georges Pierre que afirman que si estas necesidades no son cubiertas podemos llegar a morir. La seguridad y el amor nos lo aporta nuestro entorno y la libertad requiere también del otro para que pueda darse.

Por ello, sentirse parte de un grupo es tan importante, porque nos sentimos protegidos y amados por “la manada” y es desde esta seguridad desde donde se puede comenzar a construir, a educar.

Y para que nuestros alumnos sientan que forman parte del grupo dentro del aula, no hay nada mejor que el Reconocimiento. Poner en valor aquello que los alumnos hacen bien, a cualquier nivel. A lo largo del día se nos presentan muchas ocasiones para hacer visibles los errores y las equivocaciones de los alumnos, pero es importante también encontrar los espacios en los que se reconozcan los logros y los avances de cada alumno.

Así que desde aquí os propongo una actividad que puede realizarse al final del día de manera ágil y que dejará a todo el grupo con un muy buen sabor de boca.

El ejercicio consiste en lo siguiente,

  • Situar al grupo en un círculo (esto no prioritario).
  • Cada alumno reconocerá algo bueno que ha hecho a lo largo del día.

“Hoy estoy contento por…” (porque he conseguido entender las ecuaciones de matemáticas. Porque he ayudado a Estefanía a recordar las capitales de Galicia. Porque me comido todas las lentejas en la hora del comedor.)

  • Después reconocerá los méritos de su compañero de la derecha.

“Hoy María explicó muy bien qué era un determinante. Hoy Julio me hizo pasar un buen rato contándome su fin de semana”.

  • Posteriormente, el compañero de la derecha repetirá la secuencia. Reconocerá algo positivo que ha hecho ese día (distinto a lo que ya ha dicho su compañero), y comentará y agradecerá algo positivo de su compañero de la derecha.

La secuencia se repetirá hasta que todos los niños hayan participado. Se puede acotar la temática y que sean actos relacionados con la parte académica, pero recomiendo que se haga libremente, para que se puedan englobar otros aspectos de la vida del colegio.

Puede ser también interesante que el profesor se integre en la secuencia o bien que comente algo positivo del grupo y se lo agradezca.

Con este ejercicio conseguiremos además que cada alumno sea capaz de reconocer aquello en lo que es bueno, mejorando su propia autoimagen y ayudando a construir una autoestima saludable.

¿Te animas a probarlo y nos cuentas cómo ha ido?

Página personal de Almudena de Andrés: www.almudenadeandres.es

1 Comentarios

(SM no se hace responsable de los comentarios realizados por los usuarios).
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Déjanos tu comentario

    Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

    *:

    *: