¿Quieres ser el pigmalión de tu aula?

06 de Diciembre de 2016
1
¿Quieres ser el pigmalión de tu aula?

Gema Sancho es Máster en Psicología del Coaching por la UNED, Coach PCC Certificada por ICF (International Coach Federation), licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales, y MBA por el Instituto de Empresa.

Si eres profe, a estas alturas del curso ya te habrás hecho una idea de cómo es cada uno de tus alumnos. Seguramente durante estos meses los chicos te habrán ido confirmando con sus comportamientos aquello que al inicio de curso te comentaron sobre cada uno de ellos los profes que los tuvieron el curso pasado. Por tanto, ya tendrás claramente identificados al alborotador, al estudioso, al preguntón, al revoltoso, al introvertido, al responsable, al embustero,… ¿Puedes identificarlos mentalmente? Si es así, sigue leyendo, tenemos trabajo por delante.

Al etiquetar a tus alumnos, inconscientemente estarás pendiente de observar únicamente aquellos comportamientos suyos que confirmen la validez de tu etiqueta y dejarás pasar por alto todos aquellos comportamientos que la desmientan. De esta manera, sin darte cuenta, les estarás limitando, impidiéndoles desarrollarse de otra manera.

Al igual que los adultos, los niños tienen la capacidad de comportarse de diferente manera en diferentes ambientes o contextos.  Entonces, te preguntarás, ¿por qué “el revoltoso” siempre se comporta como tal en mi clase? Simplemente porque los niños se comportan como los demás esperamos que se comporten. Sí, puede resultar curioso pero, al etiquetarles, estamos proyectando sobre ellos la imagen de cómo esperamos que actúen.

El psicólogo Robert Rosenthal lo demostró a través de un experimento con estudiantes. Los dividió en dos grupos con similares capacidades pero hizo creer a sus profesores que la asignación de los chicos a uno u otro grupo se había realizado en función de su nivel de inteligencia. Al finalizar el curso, el grupo que se suponía con mayor capacidad había obtenido realmente unos resultados muy superiores a los del otro grupo. Esto se llamó efecto Pigmalión, haciendo referencia al rey de Chipre que según la mitología consiguió transformar en mujer a la estatua de mármol que tanto amaba, y denominándose por tanto Pigmalión a la persona que es capaz de sacar de los demás su máximo rendimiento, de desarrollar todo su potencial.

Si tú también quieres ser un Pigmalión en tu clase, te invito a que reflexiones acerca de qué tipo de mensajes, tanto verbales como no verbales, utilizas con cada uno de tus alumnos y cómo estos mensajes pueden de alguna manera estar anclándoles en sus etiquetas.

Estamos a punto de comenzar la segunda evaluación, un buen momento para empezar a sacar lo mejor de tus alumnos. Pero para ello deberías cambiar tus expectativas. ¿Te atreves?

Te propongo un juego. Coge una cartulina grande y pega en ella las fotos de tus alumnos, dejando suficiente espacio entre ellas. Ahora, en papel adhesivo, escribe sus “etiquetas” y pégalas debajo de cada foto correspondiente. Anota ahora bajo la foto cuatro comportamientos que “demuestren” que ese alumno “es” lo que dice su etiqueta.

Una vez lo hayas hecho con todos tus alumnos, despega las etiquetas y, aleatoriamente, pégalas debajo de otra foto diferente de uno de ellos. Ahora vuelve a escribir de cada alumno cuatro comportamientos que reafirmen su “nueva etiqueta”.

Puedes repetir la operación cuantas veces quieras. Te darás cuenta de que siempre podrás encontrar comportamientos de tus alumnos para cada una de las etiquetas. En algunos casos te podrá costar más que en otros, pero eso sólo significa que deberás modificar tu foco de atención hasta que seas capaz de verlas.

Este ejercicio te ayudará a darte cuenta de cada alumno no “es” de una determinada manera sino que “se comporta” de una u otra forma en función de los estímulos que recibe a su alrededor y de sus propias necesidades.

Tus gestos, tus palabras, tu manera de comunicarte con ellos puede suponer un gran cambio. Aprende a creer en ellos, transmíteles tu confianza, y de esa manera podrán ofrecerte su mejor versión. ¿Quieres ser el Pigmalión de tu aula?

1 Comentarios

(SM no se hace responsable de los comentarios realizados por los usuarios).
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Déjanos tu comentario

    Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

    *:

    *: