¿Por qué los estudiantes se esfuerzan por evaluar la credibilidad de la información en línea?

21 de marzo de 2017
0
¿Por qué los estudiantes se esfuerzan por evaluar la credibilidad de la información en línea?

Artículo original escrito por Brainly

Lorena Casillas

Equipo Brainly España y América Latina

Tecnologías de la educación, educación en línea y redes sociales educativas para estudiantes

lorena.casillas@brainly.com

En Brainly tenemos muchas dudas sobre el mito alrededor de los nativos digitales. En los quince años desde que Mark Prensky acuñó el término y proclamó que “los estudiantes de hoy en día piensan y procesan la información de forma diferente a como lo hicieron sus predecesores”, ha surgido una curiosa paradoja. Si los estudiantes jóvenes “son todos” hablantes nativos “del lenguaje digital de las computadoras,” ¿por qué Internet es tan a menudo un lugar desconcertante para los estudiantes que buscan respuestas a sus preguntas? Sobre todo ¿por qué los estudiantes se esfuerzan por identificar la credibilidad de la información en línea?

En una noche de primavera lluviosa en Manhattan nos sentamos con una docena de expertos en educación para averiguar. Nuestro panel de maestros representó a escuelas públicas y privadas y se especializó en ciencias duras, matemáticas, ciencias sociales y humanidades. Juntos, enfatizaron que incluso a medida que las tecnologías de Internet han reformado definitivamente la forma en que los estudiantes buscan y consumen información, las habilidades convencionales de investigación no están capacitando a los jóvenes para distinguir la buena información en línea de la mala. Nuestro panel estuvo de acuerdo en que Internet ha ayudado sin duda a los estudiantes a acceder a la información con mayor facilidad, pero enfatizó cómo los estudiantes están experimentando dificultades sin precedentes para entender y evaluar esa información. “Mis estudiantes realmente luchan por ver la diferencia entre buena información e información destacada”, dijo un profesor. “Si algo aparece en la parte superior de su búsqueda en Google, lo toman como un evangelio”. Para otro profesor, los estudiantes “simplemente no saben por qué un sitio web es confiable, mientras que otro sitio web no lo es”.

En pocas palabras, existe una generación de nativos digitales sólo en la medida en que existía en el pasado una generación de nativos bibliotecarios o naturales del libro. Esas generaciones requirieron un entrenamiento cuidadoso y personalizado para entender sus entornos mediáticos, y los estudiantes de hoy no son diferentes.

Sin embargo, las pedagogías de la información-alfabetización desalientan rutinariamente el uso de los motores de búsqueda en el argumento que las herramientas como Google interfieren con la adquisición probada y de las habilidades verdaderas de la biblioteca. Sin embargo, nuestro panel expresó dudas sobre este enfoque. Varios profesores argumentaron que para los estudiantes la experiencia de navegar por la abrumadora proliferación de resultados de un motor de búsqueda es algo simple, y el mensaje de que los motores de búsqueda reemplazan o simplifican las habilidades de investigación termina profundizando las confusiones de los estudiantes sobre lo que es y no es creíble. Para los maestros de nuestro panel, la credibilidad de la información se enseña más eficazmente cuando los educadores reconocen las inmensas dificultades que enfrentan los estudiantes al intentar localizar información excelente usando un motor de búsqueda y lo más importante cuando los maestros transforman esas dificultades en oportunidades de aula.

Aun cuando las tecnologías de Internet han reformado definitivamente la forma en que los estudiantes buscan y consumen información, las habilidades convencionales de investigación no están capacitando a los jóvenes para distinguir la buena información en línea de la mala.

Los inusuales resultados de un estudio de 2010 publicado por MIT Press destacan cómo los enfoques de información-alfabetización deben dar cuenta de las experiencias reales de los estudiantes de la Web. El estudio encontró que los estudiantes son profundamente sospechosos de la credibilidad de Wikipedia, pero son casi universalmente confianza en los sitios web de enciclopedias convencionales como Britannica. Sin embargo, cuando se pidió a los estudiantes que evaluaran las entradas de ambos sitios sin saber qué entrada provenía de la enciclopedia, era mucho más probable que identificaran la entrada de Wikipedia como la más creíble. Después de años de escuchar que el modelo crowdsourced de Wikipedia no era digno de confianza, el estudio argumentó, una generación de estudiantes fue inadvertidamente permitido para pasar por alto la tarea de evaluar el contenido de Wikipedia en sus propios méritos. En lugar de aprender un proceso de análisis crítico personalizado para los recursos de Internet, muchos estudiantes habían aprendido que encontrar información creíble en la Web significaba convertirse en una marca en línea sancionada por la escuela.

Nuestras estrategias de alfabetización de la información pasaron por alto desde hace mucho tiempo cómo Internet no es simplemente una versión digitalizada de fuentes convencionales de información, sino una conversación en rápida evolución, altamente en red, que requiere su propio conjunto de criterios evaluativos.

Lo más problemático es que los enfoques pedagógicos para la enseñanza de la credibilidad de la información han implicado a menudo que las marcas familiares del mundo impreso (como Britannica) son siempre más creíbles que las marcas nacidas en el medio digital (como Wikipedia). Como resultado, nuestras estrategias de alfabetización de la información pasaron por alto que Internet no es simplemente una versión digitalizada de fuentes convencionales de información, sino una conversación en rápida evolución, altamente en red, que requiere su propio conjunto de criterios evaluativos.

Google no es la nueva biblioteca

La ambivalencia de nuestro panel sobre las tecnologías de Internet se centró en la preocupación de que las habilidades de investigación tradicionales son incompatibles con la búsqueda de información en línea. Los motores de búsqueda, nuestro panel enfatizado, dan a los estudiantes mucha más información de la que pueden manejar sin darles herramientas para comprender esa información. Esta opinión coincide con una tendencia más amplia en las preocupaciones de los profesores. Una encuesta reciente realizada por el Centro de Investigación Pew encontró que el 83% de los profesores de todo el país creen que “la cantidad de información disponible en línea hoy es abrumadora para la mayoría de los estudiantes”.

Junto con lo que nuestro panel identificó como la solitaria naturaleza de las experiencias de búsqueda de información en línea de los estudiantes, navegar por Internet se convierte en una lucha solitaria a través de un laberinto y una carrera de obstáculos. Mientras que las bibliotecas son espacios moderados, visiblemente comisariados y atendidos por educadores experimentados, las búsquedas en línea suelen dejar a los estudiantes con la impresión errónea de que la búsqueda de información es por naturaleza una excursión no guiada a un diluvio de medios.

Las búsquedas en línea suelen dejar a los estudiantes con la impresión errónea de que la búsqueda de información es por naturaleza una excursión sin guía en un diluvio de medios.

El uso de los motores de búsqueda en línea, insistió nuestro panel, sin duda tiene un valioso lugar en la forma en que los estudiantes buscan información, pero no debe ser confundido con la investigación en sí. “Obviamente Google es un gran recurso”, dijo un profesor. “Pero cuando los estudiantes recurren a Google para responder una pregunta terminan teniendo una experiencia completamente diferente de la que habrían tenido si entraran a una biblioteca física. Y por una razón u otra es mucho más fácil evaluar la calidad de la información cuando están en una biblioteca que cuando están en línea “.

Sin embargo, la solución rara vez es tan simple como enviar a los estudiantes a la biblioteca. Según nuestro panel, la alfabetización digital en la información no debe ser relegada a la actividad ocasional de la biblioteca, sino integrada a través de las disciplinas como un objetivo principal para los resultados del aprendizaje de los estudiantes. Los maestros nos estamos adaptando a las realidades de la vida hiperdigital de los estudiantes, en parte reconociendo el inmenso poder y el atractivo de las herramientas de búsqueda en línea para motivar cómo los estudiantes exploran el conocimiento. Cada vez más, los educadores están encontrando mayor éxito en la enseñanza de la credibilidad de la información no cuando disuaden a los estudiantes de recurrir a recursos en línea, pero cuando les dan poder para entender lo que encuentran allí. En un importante estudio de 2007 de estudiantes de escuelas intermedias y secundarias, investigadores de la Universidad de California, Santa Bárbara, encontraron que a medida que los estudiantes ganan experiencia con recursos de Internet, sus habilidades para juzgar la credibilidad de la información en línea tienden a aumentar.

Varios profesores también destacaron las dificultades de enseñar la alfabetización de la información cuando los estrictos requisitos de las pruebas han dejado poco tiempo o incentivo para hacerlo y cuando los recursos de la biblioteca en sus escuelas han sido reducidos o eliminados por completo. Esa queja se ajusta a un informe urgente publicado en 2014 por la Asociación Americana de Bibliotecas, que encontró una fuerte disminución en el gasto en libros y materiales audiovisuales en las bibliotecas escolares de todo el país. El mismo informe encontró que el Departamento de Educación de la Ciudad de Nueva York, aunque requerido por la ley estatal para emplear bibliotecarios en escuelas medias y secundarias de cierto tamaño, había solicitado permiso estatal para ofrecer menos bibliotecarios y recursos bibliotecarios.

Para los maestros de nuestro panel, la reducción del presupuesto de las bibliotecas revela una concepción errónea generalizada de que las tecnologías de Internet han hecho la alfabetización de la información menos relevante a los resultados del aprendizaje de los estudiantes. Para nuestro panel, sin embargo, las habilidades de los estudiantes para evaluar la calidad de la información nunca ha sido más críticamente necesaria. En el pasado, los educadores percibieron la capacidad de evaluar la credibilidad de la información como una habilidad secundaria que los estudiantes deben adquirir para llevar a cabo alguna tarea curricular separada (por ejemplo, escribir un trabajo de investigación). Cada vez más seguido, los educadores están posicionando esta habilidad como un resultado de aprendizaje por derecho propio.

Internet tiene un problema de género

Para obtener más información sobre cómo los motores de búsqueda conforman la experiencia de la información, recurrimos al Dr. Christopher Leeder, un académico de la Universidad de Rutgers que se especializa en credibilidad de la información. Leeder argumenta que el problema con los motores de búsqueda no es sólo el volumen de información que ofrecen sino la dificultad que enfrentan los estudiantes al comprender la “forma y el propósito” de lo que encuentran. La transición de fuentes impresas a fuentes en línea, dice Leeder, ha hecho desaparecer los contextos tradicionales de información, lo que hace mucho más difícil para los estudiantes identificar lo que están leyendo.

El problema con los motores de búsqueda no es sólo el volumen de información que ofrecen, sino la dificultad de los estudiantes frente a la comprensión de la forma y el propósito de lo que encuentran.

Para Leeder, esta “erosión de los contextos de la información” explica la lucha de los estudiantes por identificar los géneros de las fuentes en línea. En una investigación científica de gran alcance, Leeder pidió a 204 estudiantes universitarios nombrar los géneros de una selección de fuentes en línea. Con dificultad, encontró que el 60% de las respuestas de los estudiantes eran incorrectas. Los encuestados también se esforzaron por determinar qué géneros eran más difíciles de identificar y, de hecho, tenían más probabilidades de estar equivocados al identificar el género de una fuente cuando estaban más seguros de su selección. Sin embargo, Leeder también encontró que los estudiantes que habían recibido instrucción previa en alfabetización informacional “mostraron una precisión significativamente mayor en la identificación de géneros en línea”.

Para los profesores, estos hallazgos no son una sorpresa. Durante generaciones, el primer paso en la enseñanza de la credibilidad de la información fue capacitar a los estudiantes para identificar el género de una fuente en particular. Al mostrar a los estudiantes desde el principio que un texto de referencia, una memoria y un periódico contienen tipos y cualidades muy diferentes de información, equiparon a los estudiantes con conocimiento previo de la credibilidad de cada género. Sabiendo desde un principio que una fuente en particular es una enciclopedia o una revista popular, explica Leeder, establece las expectativas de los estudiantes sobre la fiabilidad de la información de cada publicación incluso antes de consultar su contenido. Las bibliotecas están diseñadas para facilitar esta tarea, no sólo agrupando los géneros sino invitando a los estudiantes a notar las señales estéticas y materiales que distinguen un tipo de fuente de otro.

Durante generaciones, el primer paso en la enseñanza de la credibilidad de la información fue capacitar a los estudiantes para identificar el género de una fuente en particular. En un entorno digital, ese enfoque ya no satisface las necesidades de los estudiantes.

Pero los educadores han llegado a darse cuenta de que en un entorno digital ese enfoque ya no satisface las necesidades de los estudiantes. El Internet, y los motores de búsqueda en particular, desestabilizan los géneros convencionales y organizan la información de maneras que son totalmente diferentes de lo que los estudiantes pueden encontrar en una biblioteca. Por un lado, los motores de búsqueda crean un falso sentido de equivalencia entre todos los resultados. Mediante la organización de revistas académicas, blogs, artículos periodísticos y sitios web personales en una lista uniforme estructurada alrededor de la consulta del estudiante, los motores de búsqueda sugieren que estos medios pertenecen a una categoría común y deben ser evaluados en igualdad de condiciones.

Para complicar el problema, Internet prolifera con lo que Leeder llama “géneros noveles, híbridos y emergentes”, obligando a los estudiantes a evaluar la credibilidad de géneros que carecen de una definición estable o pueden ser difíciles de identificar. Sitios de cruce como el Huffington Post, por ejemplo, las entradas de blog de paquete como artículos de periódico, mientras que los sitios de interés general como Buzzfeed podría publicar periodismo de investigación serio en el mismo blogroll como revista de estilo. Esta confusión se agrava, según Leeder, por la tendencia de los estudiantes a confundir los medios de comunicación (el formato de publicación en el que se entrega la información) con el género (las características estilísticas y retóricas de una categoría de información). Como resultado, muchos estudiantes erróneamente determinaron que “sitio web” era el género común para todas y cada una de las fuentes en línea.

Alfabetización de la Información 2.0

Para adaptar la alfabetización informacional a la era digital, los educadores están revaluando categóricamente ciertas presunciones probadas y verdaderas sobre cómo los estudiantes experimentan la información. Donde en el pasado los límites familiares de los géneros reconocibles estabilizaron la experiencia de un estudiante de la información, los estudiantes de hoy deben navegar el contenido en línea sin la ayuda de esas pautas. Las tendencias sugieren que los cambios en el currículo de habilidades de investigación no deben lamentar esa transición, sino abrazarla como una innovación. Internet no ha borrado los géneros del mundo de la impresión, sino que los ha integrado e integrado, produciendo no una versión digital de los archivos cuidadosamente ordenados y cuidadosamente organizados de una biblioteca, sino una conversación fluida y animada que se lleva a cabo en sus propios términos. Para los educadores, el futuro de la alfabetización informacional puede requerir un alejamiento de la enseñanza de géneros convencionales a favor de pedagogías personalizadas que ayudarán a los estudiantes a comprender y criticar los emergentes formatos de información digital.

Sitio web

https://brainly.lat/

Aplicación Android

https://play.google.com/store/apps/details?id=co.brainly&hl=es_419

Aplicación iOS

https://itunes.apple.com/us/app/brainly/id745089947?mt=8

Facebook

https://www.facebook.com/brainlylat/

Twitter

https://twitter.com/BrainlyLat

Instagram

https://www.instagram.com/brainly.lat/

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: