Un domingo cualquiera

04 de julio de 2017
0
Un domingo cualquiera

¿Un domingo cualquiera? Uno de esos en los que te sientes agotada y satisfecha a partes iguales. Sentada en el sofá, después de tres días intensos de formación, repasando todo aquello que he aprendido o, como poco, me han recordado. No puedo evitar sonreír porque he vuelto a comprobar que sabemos más de lo que pensamos y que el sentido común (que tanto me gusta) funciona. Pero nunca está de más oírlo de los expertos allí invitados y que refuercen lo que ya sabíamos. Cuando esto pasa, expulsas el aire que llevas reteniendo y te dices a ti mismo “No lo estoy haciendo tan mal”.

Edumindup ha juntado a casi 600 docentes de las distintas etapas en la preciosa e histórica ciudad de Tarragona. Desde el jueves, diferentes ponentes  de la talla de Begoña Ibarrola, David Bueno o Elsa Punset entre otros, nos han hablado sobre el funcionamiento del cerebro de nuestros alumnos. (Para los que pensaban que el de algunos no funcionaba, estaba equivocado…o eso dicen los entendidos en la materia).

Un encuentro donde la neurociencia y la educación conjugan a la perfección.

¿Cómo funciona el cerebro de nuestros alumnos? ¿Cómo podemos los docentes ayudar a su desarrollo? ¿Qué nos puede explicar la ciencia para entender el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos?

La ciencia ha demostrado que el cerebro madura gracias al entorno, por tanto, si un alumno que se pasa entre 6/8 horas en la escuela de las 14/16h restantes del día (suponiendo que duermen entre 8 a 10 horas), ¿qué papel ejercemos nosotros como educadores en la maduración del cerebro?

Debemos olvidarnos de cómo enseñamos y preocuparnos por cómo aprenden nuestros alumnos. Entendiendo cómo funciona su cerebro, podremos centrarnos en cómo mejorar su aprendizaje. Nosotros no somos lo que más importa en esta ecuación (aunque sin docentes no existirían las escuelas), son ellos, nuestros niños lo importante y en cómo sacar el máximo rendimiento en cada uno de ellos. ¿Cómo hacerlo? Pues, por ejemplo, a través de la gamificación. Utilizar el juego como hilo conductor de nuestras clases  y los retos harán que ellos estén motivados para aprender. Contextualizar el aprendizaje, es decir, utilizar ejemplos de la vida real donde los alumnos puedan visualizar la utilidad de lo que están aprendiendo. Debemos conseguir que se entusiasmen ante lo que les mostramos y reconozcamos que no siempre es atractivo ni para nosotros (pero ellos no deben apreciarlo).

¿Qué papel tienen las emociones en el desarrollo del cerebro? Seguro que todos conocemos el proverbio chino que dice “Dime algo y lo olvidaré. Enséñame algo y lo recordaré. Hazme partícipe de algo y lo aprenderé”. Todo lo que se aprende con emoción se graba en el cerebro de manera permanente. Aprovechémoslo.

No debemos olvidar la relación que existe entre la mente y el cuerpo. Relación que se debe cuidar, ejercitar, descansar y alimentar saludablemente para que el cerebro funcione correctamente. Debemos proporcionarle gasolina de calidad.

Los alumnos disponen de un tiempo para aprender donde se incluye también el descanso y el sueño para digerir lo aprendido. Recogiendo las palabras de Begoña Ibarrola, los adolescentes deberían empezar las clases a las 10h de la mañana ya que su cerebro no está preparado para asimilar lo que queramos enseñarles. (Seguro que ellos estarán totalmente de acuerdo).

¿Cuántas veces hemos deseado estar dentro de la cabeza de nuestros alumnos para entenderlos? Cada cerebro es único, cada persona en única. Ahí está la dificultad, pero como profesores nos sentimos en la obligación de seguir aprendiendo, luchando y creciendo para facilitar su aprendizaje. Enseñarles a pensar, que ejerciten la memoria, que el error (sin carga negativa) es un elemento de aprendizaje. Proporcionarles la suficiente confianza, seguridad y esperanza para conseguir sus objetivos.

Todo este trabajo no es para una sola persona. No queremos héroes, queremos equipos de profesores preocupados por sus alumnos. “Para educar a un niño se necesita a toda la tribu” (proverbio africano). En la mayoría de los centros seguro que se debería hacer cambios pensando en el funcionamiento del cerebro, por eso debe ser un trabajo de todos. De la totalidad de la tribu entendiendo como tal a toda la comunidad educativa. Será nuestra supervivencia.

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: