De otro planeta

19 de septiembre de 2017
0
De otro planeta

De otro planeta (o es lo que me parece a mí) somos algunos (muchos) profesores / maestros a los que nos apasiona nuestro trabajo, la educación, disfrutamos con nuestros alumnos y no nos importa crecer con ellos, es más, nos lo pide el cuerpo.

Pues sí, debemos ser extraterrestres venidos de algún planeta aún por descubrir. Más de uno seguro que lo piensa en el sentido amplio de la palabra, pero, ¿qué le vamos a hacer? Somos de aquella clase de personas que invertimos tiempo (más del aconsejado) durante las vacaciones, los fines de semana, las tardes e incluso en sueños y que intentamos maquinar diferentes formas de llegar a Ellos. Y, sin embargo, somos felices intentándolo, esforzándonos, porque, en nuestro contexto educativo, son lo más importante y nosotros, los responsables (o al menos, uno de ellos).

Hemos pasado el verano (o parte de él, porque también necesitamos descansar y desconectar) programando, creando, organizando e investigando la fórmula de la eterna juventud, digo…, la fórmula para conectar con nuestros alumnos.

¿Es sano? Algunos (tal vez muchos, demasiados) dirían que no, pero a los “extraterrestres” nos apasiona crear recursos nuevos, creer que es posible entusiasmar a nuestros alumnos, sea cual sea la materia que se imparta, y crecer (en todos los sentidos) al mirarles a los ojos y verles ilusionados por aprender, por querer saber qué les puedes aportar (y no solamente hablo de conceptos).

Y después de todo eso, aún así, viviremos un nuevo curso lleno de incertidumbres aplicando “fórmulas” antiguas, otras mejoradas y las de nueva creación, sin saber con exactitud cuáles funcionarán mejor ya que nos guardan muchas sorpresas que nos irán descubriendo y, todo ello, será lo que haga tan interesante nuestra labor. Lo importante es (querer) estar preparado.

Estos días de final de verano, los grupos de whatsapp se llenan de “memes” introducidos por “Para los profes del grupo” sabiendo, antes de descargar la imagen, qué es lo que vamos a encontrar.

Los que somos de otro planeta, ponemos los ojos en blanco y escribimos con total sinceridad: “Pues a mí me apetece volver”. Volver a sentir el bullicio, los reproches, el estridente ruido al arrastrar una silla o un pupitre, los balonazos en el patio, los objetos lanzados cuando piensan que no miramos, las correcciones, las imitaciones que hacen de sus profes, las faltas de ortografía, la apatía, las hormonas revoloteando y llenándolo todo de una esencia espesa,…, pero también, deseosa de sentir el compañerismo, las sonrisas, los juegos, la pasión, las ansias por aprender, los retos, la ilusión, los abrazos y el crecimiento mutuo.

Sentir…

Cómo, días antes al inicio de curso, nos encontramos en nuestros lugares fetiche (papelerías y librerías) y nos reconocemos en una mirada de soslayo, nos sonreímos y afirmamos con la cabeza. “Sí, yo también”, pensamos cargados con un sinfín de material en el carrito de la compra, preparados para organizarlo todo.

Cómo nos animamos, ilusionamos y motivamos si alguno de nosotros desfallece ante las inseguridades que provocan, en ocasiones, las nuevas tecnologías o nuevas asignaturas o, incluso, el nuevo curso. Porque ante todo somos habitantes de otro planeta, especie a la que investigar que, como buenos “hermanos”, juntos somos invencibles.

Cómo cogemos de la manita a uno de nuestros alumnos el primer día de clase, para acompañarlo al aula y algo te impide avanzar. Hasta que eres consciente que es su mamá/papá que agarra fuerte su otra manita por miedo a abandonarlo allí. Te mira a los ojos y te pide en silencio que confía en ti lo suficiente para dejarte a su tesoro más preciado el resto del día. Sonríes. Lo suelta  y te conviertes en su mamá del cole a partir de ese instante.

Cómo vivimos la enseñanza desde la pasión.

Es increíble dedicarse a la profesión más bonita del mundo… Aunque seamos de otro planeta, ¿verdad?

¡Qué la fuerza nos acompañe! (Por lo menos hasta final de curso).

 

Déjanos tu comentario

Rellena el siguiente formulario si quieres dejarnos tus comentarios. Es necesario rellenar todos los campos del formulario. Debes aceptar la política de privacidad antes de publicar. Todos los comentarios serán moderados y podrán ser eliminados si no cumplen las condiciones de publicación.

*:

*: